21 de febrero de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:55
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El sueldo de los médicos, el gran escollo para formar Gobierno en Alemania

El socialdemócrata Schulz pretendía instaurar una especie de 'seguridad social' que no agrada a los conservadores

Angela Merkel y Martin Schulz.
El sueldo de los médicos, el gran escollo para formar Gobierno en Alemania
Redacción
Lunes, 05 de febrero de 2018, a las 17:25
La reedición de la gran coalición en el Gobierno de Alemania entre socialdemócratas (SPD) y conservadores (CDU) debe concretarse, en principio, en las próximas horas si se quiere evitar la repetición de las elecciones. Igualar las cantidades que perciben los médicos por atender a pacientes con seguro público y pacientes con seguro privado es el principal motivo de discordia.

El socialdemócrata, Martin Schulz, reivindica la puesta en marcha de un “seguro de salud ciudadano”, un tipo de seguridad social que todos deberían contribuir a reducir las desigualdades en salud entre el seguro privado y el público. En Alemania, aquellos ciudadanos con rentas más bajas tienen acceso al seguro público de salud que cubre las necesidades mínimas asistenciales, mientras que para autónomos, funcionarios y empleados a partir de un determinado nivel de ingresos, existe la posibilidad de contratar un seguro privado.

El seguro del SPD pretende equiparar ambos sistemas y acabar con esta dualidad, pero los miembros del partido conservador de Merkel se niegan rotundamente a admitir esta posibilidad. Distintos colectivos sociales y el propio SPD protestan porque las diferencias asistenciales son, para ellos, abismales y porque además las suspicacias se ciernen sobre los médicos que reciben honorarios mayores por atender pacientes del seguro privado y son acusados de favorecer a este tipo de pacientes en detrimento del resto.

Posibilidades de pacto

El SPD sí que ha conseguido el compromiso de la CDU para que los empleadores estén más involucrados en el financiamiento del seguro público. Así, el seguro de salud obligatorio será nuevamente financiado igualmente por empleados y empleadores. Cerrada la posibilidad, a priori, de acabar con el sistema dual, los socialdemócratas pretenden conseguir que cambien las normas de facturación de los médicos, y que se igualen, reduciéndose los incentivos que perciben por tratar a pacientes con seguro privado y aumentándose los honorarios por atender a pacientes del seguro público.

Los equipos negociadores reconocen que un acuerdo en esta materia y en la eliminación de los contratos temporales encadenados, que son los dos principales escollos, acercarían mucho la posibilidad de la reedición de la gran coalición.