Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El PSOE exige estudiar los efectos para la salud de las bebidas energéticas

Los socialistas reclaman en una PNL campañas de información y regular su publicidad

María Aurora Flórez, portavoz socialista de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas.
El PSOE exige estudiar los efectos para la salud de las bebidas energéticas
Redacción
Sábado, 21 de octubre de 2017, a las 12:30
La portavoz socialista de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, María Aurora Flórez, ha registrado una proposición no de ley en el Congreso para estudiar los efectos para la salud del consumo de bebidas energizantes, sobre todo en los jóvenes.

En la iniciativa se advierte de que el consumo de bebidas energéticas –con alto contenido de sustancias como cafeína o taurina- puede tener un impacto significativo en la contractibilidad del corazón y aumentan el riesgo de padecer diversas complicaciones cardiovasculares, además de otros efectos adversos. Unos efectos especialmente perniciosos en niños, adolescentes y adultos jóvenes, sobre todo si se asocia al consumo de alcohol u otras sustancias adictivas.

En España, según la última encuesta Estudes, 4 de cada 10 estudiantes de 14 a 18 años ha tomado bebidas de este tipo; prácticamente la mitad de los estudiantes que han consumido alcohol han tomado bebidas energizantes, y 2 de cada 10 reconocen su consumo mezclado con alcohol.

Por ello, el Grupo Socialista propone “realizar investigaciones para establecer las relaciones de causalidad entre el consumo de bebidas energizantes y reacciones adversas, para poder fortalecer la regulación existente para la comercialización de estas bebidas, basándose en información científica, objetiva y de calidad”.  También, realizar un estudio sobre los efectos del sobreconsumo de bebidas energizantes en personas con determinadas patologías y en menores y población juvenil de 14 a 25 años.

En función de los estudios sobre el impacto sanitario del consumo de bebidas energéticas, la iniciativa contempla “valorar, junto a los profesionales sanitarios, la posibilidad de no recomendar su venta a menores de 16 años”. Asimismo, “regular la publicidad y la venta de estos productos, así como la inserción en el etiquetado de advertencias sanitarias sobre los efectos de su consumo aislado o en combinación con otras sustancias, límite máximo aceptable de consumo, contraindicaciones, etc…”.

Finalmente, los socialistas señalan la conveniencia de poner en marcha acciones de sensibilización dirigidas a jóvenes relativas al impacto del consumo estas bebidas asociadas a otras sustancias.