21 ene 2019 | Actualizado: 12:40

El papa 'bendice' la extirpación del útero cuando no se pueda procrear

El Vaticano ha respondido a una pregunta tachándola de "moralmente lícita porque no se trata de esterilización"

El papa Francisco.
El papa 'bendice' la extirpación del útero cuando no se pueda procrear
jue 03 enero 2019. 16.00H
El Vaticano considera que la extirpación del útero es "moralmente lícita" cuando es imposible la procreación. El Pontífice ha aprobado esta respuesta en una audiencia con el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal español Luis Ladaria, el pasado 10 de diciembre.

En una nota aclarativa, la Santa Sede expone la pregunta planteada: "Cuando el útero se halla de forma irreversible en un estado tal que ya no puede ser idóneo para la procreación, y médicos expertos han alcanzado la certeza de que un posible embarazo conducirá a un aborto espontáneo, antes de que el feto pueda alcanzar el estado de viabilidad. ¿Es lícito extirparlo (histerectomía)?" Y la respuesta emitida por el Vaticano es: "Sí, porque no se trata de esterilización".

El Vaticano ha precisado que esta respuesta es solo válida cuando se sabe con certeza que los órganos reproductivos no son capaces de custodiar a un concebido hasta su viabilidad, es decir, "no son capaces de llevar a cabo su función procreativa natural".

La opción sólo es válida si se sabe con certeza que no es capaz de "llevar a cabo su función procreativa natural"



De este modo, se ha especificado que en este caso la intervención médica no puede juzgarse como "anti-procreativa", porque se está en presencia de un contexto objetivo "en el que ni la procreación ni como resultado la acción anti- procreativa son posibles".

Hay que alcanzar la certeza médica


Así, se ha argumentado que excluir un aparato reproductivo que no es capaz de llevar a término un embarazo "no puede calificarse como esterilización directa, que es y sigue siendo intrínsecamente ilícita como fin y como medio". En este sentido, el Vaticano pide "que se alcance todo el grado de certeza que se puede alcanzar en medicina" para evaluar si el embarazo pueda o no prolongarse hasta el estado de viabilidad.

No obstante, el Vaticano ha dejado claro que la respuesta a la duda "no dice que la decisión de practicar la histerectomía sea siempre la mejor", sino solo que, en las condiciones mencionadas anteriormente, "es una decisión moralmente lícita, sin excluir por ello otras opciones como, por ejemplo, "recurrir a los períodos de infertilidad o a la abstinencia total". "Corresponde a los esposos, en diálogo con los médicos y con su guía espiritual, elegir el camino a seguir, aplicando a su caso y circunstancias los criterios normales de gradualidad de la intervención médica", añade.

Aislamiento uterino como ilícito


El 31 de julio de 1993, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó las Respuestas a las preguntas presentadas sobre el "aislamiento uterino" y otras cuestiones. Estas respuestas, que conservan toda su validez, consideran la extirpación del útero (histerectomía) "moralmente lícita" cuando el mismo constituye un grave peligro actual para la vida o la salud de la madre.

Por el contrario, las consideran "ilícitas" en cuanto se configuran "como una modalidad de esterilización directa, la extirpación del útero y la ligadura de las trompas (aislamiento uterino) con el fin de imposibilitar un posible embarazo que pudiera implicar algún riesgo para la madre".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.