El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.


02 jul 2021. 17.30H
SE LEE EN 3 minutos
El juramento hipocrático es el código ético que recoge las obligaciones morales de los médicos con sus pacientes, con el objetivo de orientarlos en su labor profesional, y el cual reza que “la salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones”. El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha indicado que estos principios deben aplicarse también a todos los servidores públicos.
“Este es un mandamiento sagrado que deben respetar todos aquellos que presten algún tipo de servicio público", ha subrayado Ximo Puig, tras recibir el Premio especial a Presidente Autonómico de los XVI Premios a la Administración Sanitaria que organiza Redacción Médica con la colaboración de Abbott, Carburos Médica y GSK.

Intervención del president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, tras ser galardonado en los XVI Premios a la Administración Sanitaria.

Durante su intervención, Puig ha explicado que este es un reconocimiento a los cinco millones de valencianos y valencianas que durante la pandemia del Covid-19 “han estado alineados en una misma posición”, bajo la voluntad de superar esta crisis. Además, ha puesto en valor la gestión de las autoridades políticas y ha señalado que los presidentes autonómicos y el Ministerio de Sanidad han estado siempre “en la misma disposición” de vencer a la enfermedad.

No obstante, ha dicho, “los que han liderado de verdad han sido todos los profesionales de la sanidad”. “Han sido fundamentales” y es por eso que, según ha revelado, “desde el principio de la pandemia les he perdido perdón porque al inicio no teníamos todos los materiales necesarios para afrontarla”. A pesar de ello, “siempre han estado ahí, y muchos desgraciadamente han perdido la vida”.


Reconocimiento especial a todos los directivos de la salud


El president valenciano también se ha acordado de la labor encomiable de la Consellería de Sanidad de Ana Barceló, al tiempo que ha hecho un reconocimiento especial a los directivos de los departamentos, hospitales y centros de salud “porque su ingente labor muchas veces no está lo suficientemente considerada”. Por eso, ha incidido en que "la clave para tener un sistema de salud potente es tener a los mejores directivos sanitarios”.

Puig también ha apuntado a que ha habido lecciones positivas aprendidas por la pandemia del Covid-19, como lo son “las tres ‘C’”: colaborar, cooperar y coordinar entra las distintas administraciones y regiones.

Asimismo, ha puesto de relieve que “ahora que vemos la luz al final del túnel, mantengamos la prudencia”. “El virus tiene una capacidad enorme para buscar combustible, y ahora son los jóvenes”, ha alertado. Un grupo que “tiene que ser prudente porque el virus va a por ellos”.

Puig ha terminado su intervención recordando una frase del exministro de Sanidad Ernest Lluch, quien dijo una vez que “la salud tiene un coste, pero no tiene precio”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.