Redacción Médica
18 de octubre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El Gobierno baraja dar 20 semanas por paternidad en toda la sanidad pública

La ministra ha mostrado su interés al respecto de la iniciativa adoptada por la Junta de Andalucía

Ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.
El Gobierno baraja dar 20 semanas por paternidad en toda la sanidad pública
I. P. Nova
Jueves, 19 de julio de 2018, a las 17:00
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha mostrado "bastante interés" por implantar el acuerdo en materia de conciliación laboral alcanzado por la Junta de Andalucía por el que los empleados públicos disfrutarán de permisos de paternidad y maternidad de 20 semanas intransferibles en 2020.

De esta forma, los sanitarios del Sistema Nacional de Salud (SNS) tendrían un permiso laboral por hijo de 20 semanas sin importar la condición de padre o madre. La medida de conciliación cuadriplica la extensión de la propuesta nacional afecta al personal funcionario y laboral

Así lo confirma la secretaria nacional de Igualdad y Responsabilidad Social del sindicato CSIF, María Ángeles Mur, tras su encuentro con Batet durante la reunión mantenida el lunes por el Ministerio de Función Pública con los sindicatos de clase, CSIF, CCOO y UGT. Mur asegura que la ministra remarcó en varias ocasiones el interés del Gobierno de Pedro Sánchez con temas de igualdad y que les confirmó que tendrían "muy en cuenta" la iniciativa andaluza. "Sentimos interés por parte de la ministra de llegar a poner en marcha este medida", manifiesta.

Según el acuerdo adoptado por la Junta de Andalucía, a partir de este mismo año, se van a equiparar de forma progresiva estos permisos, de tal manera que este año los permisos serán de 10 semanas para el padre; en 2019 de 15 semanas y finalmente, en 2020, tanto los hombres como las mujeres dispondrán de un permiso de 20 semanas.

Sin coste económico, "es una cuestión de RRHH"


María Ángeles Mur rehúsa hablar del coste económico de esta iniciativa porque considera que acarrea muchos beneficios para el sistema y "responde a cuestiones de Recursos Humanos, no de dinero". La sindicalista asegura que es una medida muy buena pues, al ser igualitaria en ámbos géneros, no se perjudica a la mujer. "En medidas de conciliación y corresponsabilidad muchas veces salen perjudicadas las mujeres pues son quienes asumen sus efectos", apunta Mur. Se refiere a como muchas plantillas con mayoría de mujeres, como es el caso de la sanidad, son ellas mismas quienes doblan turnos para cubrir las bajas de su compañeras cargándose de trabajo extra.

Con esta iniciativa, el CSIF considera que se implementarían los datos de natalidad, "nos pondríamos a la altura de los países nórdicos" en aspectos de igualdad e, incluso, se reduciría el coste del propio núcleo familiar al ser cuarenta semanas las que el recién nacido podría estar a cargo de sus progenitores.

Para finalizar, Mur asegura que le agradecieron a Batet su predisposición en temas de igualdad pero que le recordaron que, en lugar de pensar en nuevas medidas, "todavía existe un Plan de Igualdad, elaborado en 2015, con medidas ya diseñadas que nunca llegaron a cumplirse".