Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Dos perros 'cazabacterias', nueva arma contra la desinfección de hospitales

Angus y Dodger son capaces de detectar Clostridium difficile antes de que un robot con luz ultravioleta la elimine

Angus, el primer perro del equipo de detección de Clostridium difficile.
Dos perros 'cazabacterias', nueva arma contra la desinfección de hospitales
Redacción
Jueves, 08 de junio de 2017, a las 09:15
Del mismo modo que trabajan los perros detectores de drogas o explosivos, lo hacen Angus y Dodge, dos springer spaniels ingleses que son capaces de detectar la superbacteria Clostridium difficile, que ataca a quienes tienen debilitado el sistema inmunitario por antibióticos y que causa una diarrea infecciosa potencialmente letal que prolonga la estancia en el hospital y aumenta el riesgo de potenciales nuevas infecciones. 

La idea de entrenar a estos perros de caza para detectar la bacteria se produjo después de que la canadiense Teresa Zurberg pasara cinco días ingresada por esta infección, que le hizo perder 9 kilos. Su marido le comentó entonces el artículo sobre un beagle que había sido entrenado en Holanda para detectar esta bacteria, y ella pensó que si la Clostridium difficile tenía algún olor, ella podría trabajar con los perros para conseguirlo también. 

Angus encontró la bacteria en un centenar de lugares del hospital donde empezó a trabajar en verano de 2016



De este modo presentó su idea a las autoridades sanitarias de Vancouver, donde decidieron probar un programa piloto con Angus, que desde el pasado verano ha encontrado la bacteria en un centenar de lugares distintos del Hospital General. Dicho programa concluyó con éxito el pasado mes de marzo, y ahora al equipo de detección se ha unido Dodger. 

Infección de hospital

Según Vancouver Coastal Health -las autoridades sanitarias-, las infecciones por Clostridium difficile son un problema en todos los hospitales y suponen un círculo vicioso. El 64 por ciento de todos los casos son adquiridos en hospitales y un 28 por ciento en la comunidad. 

La superbacteria vive en materia fecal que permanece en las habitaciones de los hospitales incluso después de que se proceda a limpiarlas. La infección se produce al tocar superficies contaminadas y llevarse después las manos a la boca. Del mismo modo, los trabajadores pueden propagarla entre los pacientes si contaminan sus manos. 

El trabajo de los perros es importante porque aceleran el proceso de detección de la Clostridium difficile sin necesidad de usar la luz ultravioleta que habitualmente se utiliza. Una vez que el perro percibe la bacteria, un robot desinfecta la zona con un 99,9 por ciento de eficacia. 

Segúun recoge la BBC, Zurberg tardó 10 meses en entrenar a Angus, que empezó a trabajar en el hospital en verano de 2016 cuatro días a la semana. Su entrenamiento es el mismo que el utilizado para otras sustancias, y sus resultados han hecho que otros países como Finlandia o Chile se hayan interesado por el modelo.