Redacción Médica
18 de octubre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 21:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

De mayor quiero ser… las niñas que desean ser médico duplican a los niños

Adecco publica una encuesta con las preferencias de futuro de los menores españoles

El 3,4% de los niños varones quieren ser médicos.
De mayor quiero ser… las niñas que desean ser médico duplican a los niños
Redacción
Miércoles, 01 de agosto de 2018, a las 10:45
No todos los niños quieren dedicarse al fútbol o a la enseñanza. Lo anhelan -muchos- pero también hay una gran proporción que prefieren las carreras sanitarias, como Medicina o Veterinaria. Sobre todo en el caso de ellas. Son el doble las que quieren dedicarse a la Medicina en comparación con los varones. Así se desprende de la XIV Encuesta Adecco 'Qué quieres ser de mayor', que recoge algunas curiosidades acerca de cómo se ven los pequeños en el futuro. 

Entre las niñas, tres de cada 10 quieren ser profesoras. La siguiente profesión favorita es la veterinaria. Hasta un 9,6 por ciento de las pequeñas aspiran a trabajar con animales de adultos. El 8,1 por ciento prefiere a las personas, ya que es el procentaje que ha mostrado su deseo de ser médicas En total, el 14,6 por ciento optan por profesiones del mundo sanitario (médicos, enfermeras, dentistas, fisioterapeutas...).

En el caso de los niños españoles, un año más vuelve a haber una amplia mayoría que sueñan con ser futbolistas (18,9 por ciento), policías (9,7 por ciento), profesores (7,1 por ciento) y youtubers (6,1 por ciento). El 3,4 por ciento de los encuestados sí quiere ser médicos, mientras que casi 3 de cada 100 optan por ser veterinarios.

Aunque estos resultados no varían mucho de los obtenidos en 2004, los nuevos tiempos sí han llevado a una novedad: tanto ellos como ellas tienen claro que el día de mañana tendrán que trabajar mano a mano con robots en igualdad de condiciones (59,1 por ciento). Incluso el 15 por ciento cree que habrá más robots que personas trabajando. 

Como curiosidad, ni las niñas ni los niños han elegido a ningún científico o sanitario como el jefe ideal. Para eso, siguen prefiriendo a los artistas.