El riesgo es mayor en mujeres y positivos que sufrieron más de 3 síntomas durante la infección, según un estudio

Covid persistente | Síntomas en la mitad de los casos un año después


17 abr 2021. 12.00H
SE LEE EN 3 minutos
La posibilidad de padecer secuelas a causa del SARS-CoV-2 no es algo exclusivo de los casos graves de esta enfermedad. Un nuevo estudio realizado por investigadores italianos demuestra cómo los pacientes con enfermerdad leve o moderado tampooco están exentos de sufrir Covid persistente.

En concreto, más del 50 por ciento de los casos analizados, todos sintomáticos, padecían al menos un síntoma de Covid-19 un año después de haber contraído el virus. La investigación, publicada en la plataforma de preprints medRxiv , tuvo en cuenta la evolución de 304 pacientes que durante el mes de marzo presentaron síntomas de carácter leves o moderado y fueron aislados en su domicilio, sin requerir hospitalización.

Los más comunes fueron la fiebre, en el 76,3 por ciento de los casos, cansancio (71,1 por ciento), pérdida del olfato (66,1 por ciento), alteracion del gusto (65,1 por ciento) y dolor articular (59,5 por ciento). De media, tardaron 23 días en dar negativo en una prueba de diagnóstico. 

Doce meses después, 161 de los pacientes, es decir, el 53 por ciento, seguían padeciendo como mínimo uno de esos síntomas. El más común fue el cansancio, reportado en el 27,3 por ciento de los casos, seguido de la pérdida de olfato y gusto, que se mantuvo en el 22 por ciento de los contagiados. Este es, de hecho, uno de los síntomas predominantes durante la fase aguda de la enfermedad y también uno de los que más perdura a largo plazo, sobre todo en pacientes sin gravedad. 

Aunque no hubo evidencias de neumonía, el 12,8 por ciento de los infectados continuaba presentando disnea pasado este tiempo. El 9,2 por ciento también reportó dolor muscular
 

Número de síntomas y edad como factores de riesgo


El estudio sugiere una relación entre el riesgo de padecer Covid persistente un año después y factores como el género, la edad o incluso el número de síntomas. De hecho, las mujeres y las personas de entre 40 y 54 años mostraron una mayor probabilidad de sufrir secuelas. Las probabilidades también aumentaron en los pacientes con un IMC igual o superior a 25 y entre aquellos que experimentaron de 3 a 7 síntomas en la fase de aguda de la enfermedad.

"Experimentar más síntomas al inicio del estudio fue el factor más significativo asociado con el Covid persistente", señalan los investigadores, apoyando así, las evidencias obtenidas en estudios recientes en los que se demuestra que los pacientes que padecen más de 5 síntomas durante la primera semana de la enfermedad son más propensos a sufrir 'long-Covid'.

La persistencia también se asoció con una peor calidad de vida y síntomas de depresión. En particular, los usuarios que presentaban peor estilo de vida mostraron cansancio, dificultad para respirar e insomnio. 

El análisis de dichos factores puede ayudar a "desarrollar modelos" que permitan  identificar a los pacientes con riesgo elevado de sufrir este tipo de Covid a largo plazo. A pesar de los hallazgos, y ante la falta de un grupo de control, los promotores de este estudio señalan la necesidad de crear una "herramienta estandarizada"  que permita "reportar" de manera homogénea la prevalencia de este tipo de síntomas en pacientes con Covid persistente.  

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.