Sanidad ha actualizado la guía de actuación en centros educativos e incluye también como novedad la ventilación en línea

Covid colegios: la vuelta a clase tras contagio no requiere PCR negativa
Ministerio de Sanidad.


09 mar 2021. 12.20H
SE LEE EN 6 minutos
A medida que se descubren nuevas evidencias sobre el Covid-19, el Ministerio de Sanidad actualiza los protocolos de actuación en diferentes ámbitos. En este ocasión es el turno de la ‘Guía de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en centros educativos’, que en su segunda versión -la primera se publicó el pasado mes de septiembre coincidiendo con el inicio del curso escolar- trae como principal novedad que los casos positivos, tanto alumnos como docentes, podrán volver a las aulas sin la necesidad de contar con el resultado negativo de un test de coronavirus, como sí que se había estado exigiendo hasta ahora.

En concreto, el documento sostiene que el alumnado, profesorado u otro personal con síntomas compatibles con Covid-19 se consideran caso sospechoso y no deberán acudir al centro educativo. Así, el caso sospechoso deberá permanecer aislado en su domicilio hasta disponer de los resultados de las pruebas diagnósticas de infección activa (PDIA). En este sentido, como novedad Sanidad añade que también permanecerán en el domicilio los hermano del caso sospechoso escolarizados en el mismo centro o en cualquier otro, hasta el resultado de las pruebas, por ser contactos familiares convivientes

De este modo, si el caso se confirma, no debe acudir al centro y debe permanecer en aislamiento hasta trascurridos 3 días del fin del cuadro clínico y un mínimo de 10 días desde el inicio de los síntomas. No será necesario la realización de una PDIA para levantar el aislamiento, por lo que se elimina la necesidad de contar con una prueba diagnóstica con resultados negativos. Mientras, si desde el inicio en el que una persona se declara caso sospechoso el resultado es negativo, acudirá al centro educativo y continuará con su actividad.


Nueva definición de caso sospechoso


La nueva guía también innova en la definición de caso sospechoso, que ahora será “cualquier alumno o trabajador del centro con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos, dolor de cabeza, síntomas gastrointestinales, dolor de garganta, sensación de falta de aire, mialgia y secreción o congestión nasal, generalmente de forma agrupada. Se ha descrito también la presencia de anosmia o ageusia (en población que pueda identificar estos síntomas)”.


No será necesario la realización de una PDIA para levantar el aislamiento


A la hora de definir quiénes son los contactos estrechos se tendrá en cuenta y se valorará si el caso ha estado en contacto con compañeros del centro educativo en los dos días anteriores al inicio de síntomas o a la fecha de toma de muestra en asintomáticos (periodo de transmisibilidad) y si se han seguido de forma efectiva las medidas de prevención e higiene adoptadas en el centro educativo, así como del tipo de organización de los grupos que se haya seguido en el centro escolar. “La valoración del tipo de organización del grupo y las medidas preventivas mantenidas dentro del grupo la realizará el responsable Covid del centro junto con los servicios de salud pública o quién la comunidad autónoma haya designado”.

Sanidad sostiene la presentación aislada de rinorrea en población infantil, sobre todo si es de forma prolongada, “en principio no es indicativa de realización de prueba diagnóstica, salvo criterio clínico y epidemiológico”.

Asimismo, en las situaciones en las que se detecte un caso sospechoso, “la persona trabajadora con condiciones de salud de vulnerabilidad no se hará cargo de la atención del caso, y éste será derivado a otra persona del centro que se designe”. Los casos confirmados con infección activa son de declaración obligatoria urgente, y desde las unidades de salud pública de las comunidades autónomas “se notificarán como se recoge en la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control”.


Manejo de contactos


En cuanto al manejo de contactos, sin en la anterior versión del protocolo se establecía que si el caso se confirma se debería realizar el estudio de contactos en el medio educativo y fuera de éste mediante la identificación, clasificación y seguimiento de los contactos siguiendo los protocolos que estén establecidos en cada comunidad autónoma; ahora hasta la obtención del resultado diagnóstico del caso (PDIA positiva que confirme el diagnóstico) “no se indicará ninguna acción sobre los contactos estrechos del centro educativo (ni búsqueda de contacto estrechos ni indicación de cuarentena), excepto a los familiares convivientes que permanecerán en cuarentena, y la actividad docente continuará de forma normal extremando las medidas de prevención e higiene”.


"Se recomienda ventilación de forma permanente y que sea cruzada"


Una vez obtenido un resultado positivo para Covid-19, los servicios de Salud Pública o quién la comunidad autónoma haya designado para este fin, y siguiendo los canales de comunicación establecidos por la comunidad autónoma, “contactarán con los centros educativos y las familias para realizar la investigación epidemiológica e informar de la situación”. “Salud Pública decidirá las principales medidas para el control como son el aislamiento de los casos y la cuarentena de los contactos y valorará conjuntamente las medidas adoptadas por el centro educativo”.

Si el caso se confirma se realizará el estudio de contactos en el medio educativo y fuera de éste mediante la identificación, clasificación y seguimiento de los contactos siguiendo los protocolos que estén establecidos en cada comunidad autónoma. Esta función recaerá sobre la unidad o servicio que cada comunidad autónoma designe, según apunta el documento.


Novedades en la ventilación


Entre otras novedades, Sanidad incluye una nueva guía para la ventilación de los centros educativos, había en espacios interiores la ventilación es una medida efectiva en la prevención de la transmisión del SARS-CoV-2.

Esta guía explica que “antes, después y mientras estemos con no convivientes en espacios interiores, se recomienda ventilación de forma permanente y que sea cruzada: con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio”. Cuando la ventilación natural no es posible, usar ventilación mecánica o forzada.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.