Una investigación realizada por el Imperial College London evidencia que el cloro libre reduce la infección del virus

El cloro utilizado en las piscinas inactiva el Covid en 30 segundos


02 may 2021. 10.10H
SE LEE EN 3 minutos
Una investigación realizada por un equipo de virólogos británicos del Imperial College London evidencia que el agua de la piscina mezclada con un porcentaje de cloro libre inactiva el virus SARS-CoV-2, que causa el Covid-19, en 30 segundos. El estudio además sugiere que el riesgo de transmisión de coronavirus en el agua de la piscina es bajo.

DIRECTO | Accede aquí a la última hora del coronavirus Covid-19

La investigación en preprint publicada en bioRxiv, encabezada por la experta en virus respiratorios, Wendy Barclay, junto con el investigador Jonathan Brown y la técnica Maya Moshe, se llevó a cabo en colaboración con Swim England, Water Babies y la Royal Life Saving Society UK (RLSS UK). Para su efecto, se recogieron muestras de agua de piscinas en Londres, Reino Unido, y se analizaron a su llegada al laboratorio.

El trabajo científico arrojó que 1,5 a 3 mg por litro de cloro libre con un ph ajustado entre 7 y 7,6 redujo la infectividad del virus en más de 1.000 veces en 30 segundos. El estudio además evidenció que la efectividad de cloro libre en la piscina se maximiza a un pH más bajo.

“Demostramos que la inactivación de SARS-CoV-2 en el agua clorada de la piscina depende del cloro libre y los niveles de pH con una mayor inactivación a mayor cloro libre y menor pH. Demostramos que 30 segundos de tiempo de contacto a temperatura ambiente con agua de un pH de no más de 7,4 y cloro libre por encima de 1,5 mg por litro dieron como resultado la reducción viral”, explican los autores de la investigación.


Pauta de recomendaciones para piscinas en el Reino Unido


Estos niveles están dentro de las recomendaciones para piscinas en el Reino Unido de al menos 1,5 ppm de cloro libre, aunque las pautas de pH permiten un pH de 7,0 a 7,6, “encontramos aquí que se detectó algo de virus residual después del tratamiento con agua por encima de un pH de 7,4 incluso cuando estaba presente al menos 1,5 ppm de cloro libre”, agregan los investigadores.

“Nuestros hallazgos sobre la susceptibilidad del SARS-CoV-2 a la inactivación por el agua de la piscina subrayan la importancia de que quienes mantienen las piscinas se adhieran a las pautas del Reino Unido para la cloración, y esto debería dar confianza en la seguridad de los bañistas cuando están en el agua. Finalmente, enfatizamos que los nadadores deben seguir adhiriéndose a las reglas de distanciamiento social recomendadas localmente tanto dentro como fuera del agua”, argumentan los autores del estudio.

Una limitación de este estudio es que no se probó la supervivencia del SARS-CoV-2 contenido en el moco o la saliva mezclada con el agua de la piscina.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.