Coronavirus China: "Si la prensa fuese libre, se hubieran salvado vidas"

La ONG Reporteros Sin Fronteras realiza un análisis de la censura impuesta en el país asiático

Coronavirus China: "Si la prensa fuese libre, se hubieran salvado vidas"
mié 25 marzo 2020. 21.40H
Reporteros Sin Fronteras ha realizado un análisis sobre el control y la censura impuestas por las autoridades de China, en el que explican que sin esto los medios chinos habrían informado a la ciudadanía mucho antes de la gravedad de la epidemia del coronavirus Covid-19, “salvando así miles de vidas y evitando, quizás, la actual pandemia”.

La Universidad de Southampton ha realizado un análisis en el que se muestra que el número de casos de coronavirus en el país asiático podría haberse reducido en un 86 por ciento si las primeras medidas, que se tomaron el 20 de enero, se hubieran implementado dos semanas antes.


"Si las autoridades chinas no hubieran ocultado la existencia de un brote epidémico en el mercado de Wuhan, la gente habría dejado de visitar ese lugar"


En esta línea, Reporteros Sin Fronteras ha recogido una serie de eventos que se han ido sucediendo desde el pasado mes de octubre de 2019.

El 18 de octubre de 2019 la prensa china podría haber informado de los “escalofriantes” resultados de un simulacro de pandemia realizado por el Centro John Hopkins que alerta a la comunidad internacional de 65 millones de muertes en 18 meses.

El 20 de diciembre del pasado año, explican desde Reporteros Sin Fronteras, "si las autoridades no hubieran ocultado la existencia de un brote epidémico vinculado a un mercado muy popular, el público habría dejado de visitar este lugar antes de su cierre oficial, que se produjo el 1 de enero.

El 25 de diciembre el médico Lu Xiaohong comenzó a conocer casos de infección y sospechaba que esta podía transmitirse entre humanos. En este punto, la ONG explica que “si las fuentes de los periodistas en China no se expusieran a sanciones severas, el médico habría asumido la responsabilidad de alertar a los medios”.

Cinco días más tarde, el 30 de diciembre, un grupo de médicos lanza una alerta sobre un coronavirus similar al SARS. Ocho de ellos fueron detenidos el 3 de enero “por hacer circular falsos rumores”. Según RSF, “si la prensa y redes sociales hubieran podido difundir la información, la ciudadanía se habría dado cuenta del peligro y habría presionado a las autoridades para tomar medidas”.


Las autoridades chinas detuvieron a ocho investigadores que lanzaron una alerta sobre el coronavirus


El 31 de diciembre China alerta oficialmente a la Organiación Mundial de la Salud (OMS) sobre la epidemia, pero al mismo tiempo obliga a la plataforma WeChat a censurar palabras clave que se refieren a la epidemia. “Sin la censura de la red social podría haber permitido a los periodistas transmitir informes y consejos de precaución”, explican desde la ONG.


Las acciones de China sobre el coronavirus en 2020


El 5 de enero, el Centro Clínico de Salud Pública de Shangha logra secuenciar el virus, pero las autoridades parecen reacias a publicar el genoma. El 11 de enero, China confirma su primera muerte y los investigadores filtran información en plataformas, lo que tendrá como consecuencia el cierre de su laboratorio. En opinión de Reporteros Sin Fronteras, “si las autoridades chinas fuesen transparentes, hubieran comunicado la secuencia del genoma del coronavirus a los medios científicos, ahorrando a la comunidad internacional un tiempo precioso en su investigación para el desarrollo de una vacuna”.

Por último, el 13 de enero, se informa del primer caso de infección por coronavirus fuera de China. “Si los medios internacionales hubieran tenido acceso a la información, la comunidad internacional habría anticipado el riesgo de una pandemia”, han concluido. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.