Coronavirus: las 4 hipótesis que apoyan que el calor acaba con el Covid-19

No obstante, la comunidad científica recuerda que no hay suficiente evidencia que relacione clima con la propagación

¿Afecta la temperatura al SARS-CoV-2?
Coronavirus: las 4 hipótesis que apoyan que el calor acaba con el Covid-19
mié 29 abril 2020. 08.00H
La comunidad científica investiga la posibilidad de que el coronavirus Covid-19 sea menos transmisible en un clima cálido, lo que podría reducir la incidencia de la enfermedad según se vaya acercando el verano.

Todavía no existen evidencias científicas suficientes para afirmar que el virus sobrevive menos con el calor , pero sí que hay cuatro hipótesis que apuntan en esa dirección.

--- Siga aquí la última hora del coronavirus en España ---

Así lo pone de manifiesto el informe del Grupo de Análisis de Coronavirus del Instituto de Salud Carlos III llamado 'Clima, temperatura y propagación de la Covid-19', que repasa las razones que podrían apoyar la hipótesis de una menor transmisión en primavera y verano, siempre teniendo en cuenta que "aún es pronto para considerar la estacionalidad climática como un factor clave de su transmisibilidad".

Estas hipótesis son cuatro (pulse aquí para consultar el informe):
  • Condiciones ambientales. En invierno, el aire exterior es más frío y más seco, tanto en interiores como en exteriores. En los países templados se ha demostrado que la humedad absoluta afecta mucho a la transmisión de la gripe. La baja humedad hace que las gotas se asienten más lentamente porque se reducen a tamaños más pequeños y luego la fricción las mantiene más tiempo en el aire. Por eso, las condiciones más secas favorecen la trasmisión.
  • Actividad humana. En invierno, las personas pasan más tiempo en ambientes interiores con menos ventilación y menos espacio personal que en ambientes exteriores en verano, lo que favorece la trasmisión de enfermedades que se difunden por gotas.
  • Sistema inmunitario del huésped. Hay hipótesis que apuntan a que la condición del sistema inmunitario de una persona promedio sea sistemáticamente peor en invierno que en verano debido a la producción de melatonina y los niveles de vitamina D.
  • Agotamiento de los hospedadores susceptibles. Incluso sin ninguna variabilidad estacional, las epidemias de enfermedades infecciosas aumentan exponencialmente, se nivelan y disminuyen porque hay más gente con defensas frente al agente infeccioso. En términos simples, hay más gente con defensas para los virus que han existido durante mucho tiempo y éstos se apoyan en las condiciones más favorables - en este caso, el invierno- para poder propagarse a través de la población. 

Estacionalidad y coronavirus


No obstante la extensión del coronavirus a nivel mundial, incluso en climas cálidos y húmedos, "no puede considerarse un factor modulador clave de su transmisibilidad".

Los investigadores manifiestan que los estudios que se han realizado hasta este momento están basados en datos epidemiológicos muy preliminares con diferentes grados de calidad.

Indican que en el futuro próximo otros estudios analizarán con más profundidad el impacto de la variabilidad climática, considerando además la conectividad desde ubicaciones con alta incidencia, los patrones de relación social, la susceptibilidad de la población y los datos de vigilancia de infecciones respiratorias.

Por el momento, cualquier predicción de riesgo de Covid-19 basada únicamente en información climática "debe interpretarse con cautela".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.