La prueba se hizo en una sala de emergencias de un hospital con 6 niños y 6 adultos que no usaban mascarillas

Este vídeo muestra cómo se propaga el coronavirus en salas cerradas
Momento en el que se propaga el virus tras un estornudo.


30 oct 2020. 15.00H
SE LEE EN 3 minutos
Un estudio realizado por investigadores del Hospital Pediátrico Bambino Gesù de Roma ha demostrado con una simulación en vídeo en tres dimensiones cómo se difunde el coronavirus en una sala de espera de un hospital a través de las gotitas salivales y su movimiento debido a los sistemas de ventilación. Los resultados del estudio, realizado con la Universidad Ergon Research y la sociedad italiana de Medicina Ambiental (SIMA), fueron publicados en la revista científica Environmental Research, y proporcionan información importante para contener la propagación del virus SARS-CoV2 en ambientes cerrados.

Vídeo elaborado por la Universidad Ergon Research.

Los investigadores utilizaron herramientas de «dinámica de fluidos computacional» (CFD) para recrear virtualmente la sala de espera de una sala de emergencias pediátricas equipada con un sistema de ventilación, con 6 niños y 6 adultos sin mascarillas en su interior.

De esta manera, en esta sala de espera virtual se trazó el comportamiento de las gotas y el aerosol en los 30 segundos posteriores a un golpe de tos en tres escenarios diferentes: con el sistema de aireación apagado, a velocidad estándar y a doble velocidad, para evaluar cuánto aire contaminado respiraría cada persona presente.

Utilizando la serie de parámetros físicos que regulan la dispersión aérea de partículas biológicas (velocidad, aceleración, cantidad, diámetro de las gotas, turbulencias, movimientos generados por el aire acondicionado), los investigadores obtuvieron una simulación 3D «físicamente correcta », que reproduce lo que sucedería exactamente en un entorno real.

Los resultados del estudio confirman que los sistemas de aire acondicionado juegan un papel decisivo en el control de la dispersión de gotitas y aerosoles producidos por la respiración en ambientes cerrados. De hecho, por primera vez, se ha documentado que duplicar el caudal de aire acondicionado (calculado en metros cúbicos por hora) dentro de una habitación cerrada reduce la concentración de partículas contaminadas en un 99,6 por ciento.


La velocidad de la ventilación aumenta la dispersión


Al mismo tiempo, el doble de velocidad provoca la dispersión en el aire de gotitas y aerosoles más rápido y a mayores distancias que el aire acondicionado estándar o apagado: con el aire acondicionado apagado, las personas más cercanas al niño que tose (1,76 metros en la simulación) respiran el 11 por ciento del aire contaminado mientras que los más lejanos (4 metros) no son alcanzados por la «nube» infectada.

Con el sistema de doble velocidad se reduce la concentración de contaminante y las personas más cercanas respiran un 0,3 por ciento, pero incluso las más alejadas son alcanzadas rápidamente, y en este caso respiran un 0,08 por ciento de aerosol contaminado, porcentajes muy bajos y sustancialmente irrelevantes a efectos de contagio.

«El intercambio de aire en las habitaciones también a través de sistemas de aireación, purificación y ventilación mecánica controlada científicamente es fundamental en la difusión del virus y en su transferencia, en la medida de lo posible, al exterior, es decir, en la mitigación de los contaminantes biológicos presentes en el aire en gotitas, lo que reduce significativamente la concentración del patógeno en el aire», subrayó el Alessandro Miani, presidente del SIMA.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.