24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Carmen Vela: Hay que impulsar la I+D no funcionarial

La secretaria de Estado de I+D+i quiere que la Medicina personalizada se convierta en área prioritaria

La secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela.
Carmen Vela: Hay que impulsar la I+D no funcionarial
Redacción
Lunes, 04 de septiembre de 2017, a las 17:00
La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), Carmen Vela, aboga por la creación de un sistema científico público "híbrido" en el que se compatibilice carrera funcionarial y no funcionarial en España, pues considera que uno de los "problemas" del actual sistema científico en España es que está basado en el funcionariado. "Tenemos que pensar en esta carrera no funcionarial con más insistencia, seguir pensando en las universidades, valorar de distinta manera la profesión investigadora y, quizá, nuevos modelos de gobernanza", ha señalado en una entrevista con Europa Press.

Asimismo, aboga por un mayor fomento de la colaboración público-privada, pues insiste en la importancia de que las empresas inviertan en I+D+i. "Hacer una tesis doctoral no quiere decir que tengas que trabajar en el sistema público", ha incidido. En la actualidad, el 52 por ciento de la I+D+i está financiada por empresas, mientras que la media de Europa se sitúa en torno al 64 por ciento y en países como Alemania, Japón o Estados Unidos supera el 70 por ciento. "En muchos países a los que nos queremos parecer, el tema del funcionario en investigación es un concepto que no existe", pone de ejemplo Vela que, no obstante, cree que España no puede "copiar modelos de otros sitios porque toda la estructura social es diferente".

Actualmente, los investigadores en España pueden desarrollar su carrera siendo funcionarios (a través de una oposición para acceder al sistema público -universidades, centros públicos de investigación u Organismos Públicos de Investigación-) o no funcionarios (a través de convocatorias para acceder al sistema público pero que, sin tener contrato fijo, están sujetos a evaluaciones periódicas, o bien trabajando para el sector privado, en empresas).


"España es décima potencia en publicaciones científicas"


No obstante, existe ya una figura recogida en la Ley -investigador distinguido- dentro de esta "carrera no funcionarial" en el sistema público, en el que los científicos, mediante convocatoria, pueden conseguir una plaza indefinida, del mismo modo que los funcionarios que acceden por oposición, pero el número de plazas convocadas este año es de 25 (para OPI).

"Estamos desarrollando un Real Decreto para que dé cobertura a esa posición, que es no funcionario, para que esté desarrollada cómo será la carrera futura", explica la bioquímica, que comenta que este RD se encuentra en Abogacía del Estado. Tras su visto bueno, iría a Hacienda y posteriormente al Consejo de Ministros. "No es la solución, pero es abrir una puerta para que se vuelvan a utilizar otro tipo de mecanismos", opina. Esta figura también serviría para atraer personal extranjero. "Tenemos que crear un sistema que sea capaz de acogerlos o, que si alguien no quiere irse, no se vaya", apunta Vela.

La historia de la ciencia en España tiene 31 años

En líneas generales, la secretaria de Estado atribuye la situación actual de la ciencia en España a dos factores. "Alemania tiene una historia de la ciencia desde hace 300 años y nosotros desde hace 31 años y poco más, muchas cosas anteriores eran anecdóticas", relata, al tiempo que añade que cuando España iba "bien", llegó la crisis "más grave" que ha experimentado el país "en época civil". A pesar de esto, Vela rechaza que la ciencia en España se encuentre "en pañales" porque el país es "décima potencia en publicaciones científicas". "Tenemos que poner en valor lo que tenemos, saber lo mucho que nos queda por hacer y ponernos a trabajar", resume.

El Gobierno destinó este año a la I+D+i un presupuesto de 6.501 millones de euros -una suma ligeramente superior a 2016 (6.429,6 millones)-, los cuales 6.029 fueron para I+D+i civil (un 4,1 por ciento más que el año pasado). En cambio, el capítulo dedicado a las subvenciones descendió un 2,6 por ciento. "El déficit es algo que nos lastra a todos, y a pesar de haber ejecutado muy bien y de estar haciendo bien las cosas, a veces pasa esto. No estamos satisfechos, pero esa es la realidad, así son las cosas", lamenta Vela, que prefiere que haya una "estabilidad creciente" a nivel presupuestario para 2018. "Que tengas mucho dinero no significa que lo utilices bien, y que tengas poco, tampoco", especifica.

Quejas de investigadores

Una de las cuestiones de las que se queja actualmente el colectivo investigador en España es que no se aplica la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, en concreto, el apartado sobre los criterios objetivos de evaluación de la actividad. Esta Ley unificó todas las escalas científicas de los Organismos Públicos de Investigación (OPI) y estableció un sistema retributivo común para estos investigadores. Pero esto último quedó sin regular porque el Real Decreto que debió hacerlo en 2014 se paralizó.


"Todos los grupos parlamentarios ven con mucho interés un Pacto de Estado por la Ciencia"


"La Ley de la Ciencia se aplica en muchísimos términos", defiende Vela, aunque reconoce que "puede haber cosas concretas en las que (la ley) tenga más o menos dificultades" aunque, en cualquier caso, considera que se trata de una "exageración" que se diga que no se aplica. "El Real Decreto está escrito, pero para que se apruebe tiene que haber una tramitación administrativa, que es Abogacía del Estado, Hacienda, Intervención... y en ese camino se nos ha parado varias veces, pero vuelve a circular, intentamos que fuera una enmienda a la Ley de presupuestos del año 2017, tampoco tuvimos informe positivo, pero yo creo que ahora vamos a conseguirlo", asegura.

Preguntada sobre las quejas que unos investigadores plasmaron en la sección de agradecimientos de una revista científica extranjera, Vela considera que se trata de una "broma" y una "injusticia", además de una "falta de ética por parte del editor de la revista".

"Malhablar de un sistema porque sí, sin conocerlo y sin haberlo trabajado, ni les ayuda a ellos, ni nos ayuda a nosotros, ni a los investigadores que trabajan, ni a los que se van fuera", opina la secretaria de Estado, si bien admite que hay "problemas". "Sabemos cuáles son los problemas y tenemos ideas claras, unas las podemos implementar y otras no", indica.

Pacto de Estado, Ministerio de Ciencia y Nobel español

Preguntada por el Pacto de Estado por la Ciencia, Vela ha indicado que a principios de año se reunió con todos los grupos parlamentarios. "Todos han asistido con mucho interés a las reuniones, todavía ahora nos faltaría una reunión con un grupo para haber terminado la segunda ronda", explica Vela, que destaca que hay "puntos de encuentro" más que de "desencuentro" entre los diferentes grupos. "Espero tener después del verano un avance más significativo", señala Vela, que sostiene que más que un Pacto, han acordado que se tratará de "un acuerdo parlamentario por la ciencia y la investigación" al tener, tanto los miembros del parlamento como la Secretaría, competencias "limitadas".

Asimismo, ha hablado sobre la posibilidad de que la Ciencia vuelva a tener un Ministerio, como ya ocurrió en 2008 en la legislatura que presidió el socialista José Luis Zapatero. "¿Qué mejoramos con un Ministerio de Ciencia?; ¿el anterior ministerio tuvo algún impacto importante?", reflexiona Vela, que no considera que esta "reclamación sentimental de la comunidad científica" sea una "prioridad". "Lo que quiero es que no reclamemos lo que hemos dejado caer", afirma en referencia a un Ministerio con Ciencia y Universidades, que dos años después, trasladó las competencias de Universidades a Educación.

Del mismo modo, resta importancia a que un español logre algún día el Nobel en Física o en Química, pero reconoce que si sucediera sería "fantástico". "Es como uno de esos momentos en que tienes un role model y que parece que has llegado a una meta", valora Vela, que cree que este Nobel podría llegar "en un par de años". Las áreas que son actualmente una "prioridad", según Vela, son el grafeno, el cerebro humano y las tecnologías cuánticas, aunque la Secretaría también quiere poner el foco en el "futuro de la salud": la Medicina personalizada.