Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Barragán niega cualquier desvío de fondos: "Me acusan por animadversión"

Aporta cinco aspectos clave que la desvinculan de la supuesta apropiación de 83.750 euros

Begoña Barragán, presidenta de la AEAL.
Barragán niega cualquier desvío de fondos: "Me acusan por animadversión"
José A. Puglisi
Miércoles, 25 de mayo de 2016, a las 14:35
Tensión entre las asociaciones de pacientes. La asociación europea de pacientes con mieloma (MPE, por sus siglas en inglés) ha denunciado ante los tribunales a la española Begoña Barragán por haber desviado, presuntamente, unos 83.750 euros a dos asociaciones de las que es responsable: la Asociación Española de Afectados por Linfoma (AEAL) y Fundaseth. Sin embargo, a través de un comunicado, al que ha tenido acceso Redacción Médica, Barragán ha desmentido las acusaciones y asegurado que las aseveraciones son “inciertas, y vertidas con una clara incitación al rechazo social en círculos comunes”.

La MPE también ha acusado a la española de haber ocultado y destruido la información financiera del grupo europeo mientras ejerció como tesorera, lo que habría impedido a esta asociación descubrirlo antes. En respuesta, Barragán ha explicado que “nunca ostentó la condición de contable ni directora financiera de MPE, y por lo tanto, nunca tuvo a su disposición o bajo su custodia documentación contable o financiera susceptible de ser ocultada o retenida”.

En este sentido, recalca en el comunicado que “no ha ocultado nada, principalmente, porque no podía ni tenía facultades para ocultar unos movimientos de dinero que están debidamente fiscalizados y reseñados en la cuenta bancaria titularidad de MPE”. Otro aspecto que coloca sobre la mesa es que, en su condición de tesorera, “era la encargada de ordenar los pagos desde la cuenta bancaria de MPE (en la que existían otras personas con firma autorizada en los mismos términos que aquella, y con posibilidad de comprobación permanente de dicha cuenta bancaria) a distintos proveedores y prestadores de servicios”.

La carta emitida desde la AEAL aboga a que se trata de un “ataque urdido por concretas personas con evidente animadversión personal a la figura de Begoña Barragán, excede notablemente de lo que se conoce como libertad de expresión, y de las condiciones que ha de cumplir para que tal principio fundamental pueda beneficiarse de una posición preferencial con relación al interés en la protección al derecho al honor de las personas”. En este sentido, asegura que “únicamente persigue la vejación social de una persona que siempre se ha esforzado y se esfuerza sin contraprestación de ningún tipo en pro de los derechos de los pacientes con cáncer, y que desde este momento se ve obligada a anunciar la oportuna reserva de acciones frente a aquellos que manipulan la realidad”.

Tres puntos clave

En el comunicado se destaca que Barragán y la AEAL fueron “obligados” a asumir distintos cargos y gastos que, por cuestiones de operatividad, “no podían ser pagados desde la cuenta bancaria de MPE”. De esta manera, precisa que estos gastos eran “debidamente justificados a través de los documentos que obran en las actuaciones del procedimiento de Diligencias Previas que se sigue ante los Juzgados de Instrucción”.

Otro aspecto clave que agregan es que la asociación escocesa miembro de la MPE, Myeloma UK (representada por quien fuera presidente y actual vicepresidente de MPE), había venido prestando sus servicios durante el año 2012 en la gestión, administración y coordinación de eventos, “dicha tarea es asumida a partir de 2013 por AEAL, que se encarga de la gestión de más una decena de eventos y actos públicos para el cumplimiento del objeto social de MPE”.

Finalmente, se precisa que todas las disposiciones de dinero realizadas con cargo a la cuenta bancaria de MPE y ordenadas por Barragán en su condición de tesorera, “lo fueron en todo caso, para pago de distintos servicios prestados a MPE, así como para liquidación de los gastos asumidos por cuenta de aquella en la organización de los eventos y cursos celebrados por MPE; todo lo cual, consta debidamente justificado documentalmente”.

Asimismo, busca “resaltar la mala fe que mueve a esas concretas personas, para las que lo que en los años 2012, 2013 y 2014 estaba bien, ahora casi dos años más tarde, sorpresivamente, pretenden convertir en crimen a través de distintos medios publicitarios, lo que ningún juez ha concluido a la presente fecha como indiciariamente delictivo”.