Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Este es el programa sanitario del nuevo presidente de EEUU, Donald Trump

Fulminará el Obamacare y abrirá las puertas a la entrada de nuevos fármacos

Donald Trump, nuevo presidente de los Estados Unidos.
Este es el programa sanitario del nuevo presidente de EEUU, Donald Trump
Redacción
Miércoles, 09 de noviembre de 2016, a las 11:00
Donald Trump ha ganado las elecciones de Estados Unidos, en las que se enfrentaba a Hillary Clinton. Durante la campaña, el candidato republicano mostró sus planes para la sanidad estadounidense, que dividió en siete puntos que sirven como líneas maestras de lo que se avecina para el futuro de profesionales y pacientes de los EEUU. De momento, su afilado objetivo de tumbar la reforma sanitaria de Barack Obama ya está haciendo, en las primeras horas de su victoria, que las farmacéuticas estén siendo las grandes beneficiadas de las Bolsas de todo el mundo.

Como se indicaba en líneas anteriores, Trump quiere acabar por completo con el Obamacare, ya que entiende que ninguna persona debe ser obligada a comprar un seguro, a no ser que él o ella lo desee. Después, plantea modificar la ley existente que inhibe la venta de seguros de salud a través de las líneas estatales. “Siempre y cuando el plan comprado cumpla con los requisitos del Estado, cualquier proveedor debe ser capaz de ofrecer seguros en cualquiera de ellos. Al permitir la plena competencia en este mercado, los costos de seguros se reducirán y la satisfacción del consumidor aumentará”, razona el candidato.

En tercer lugar, el mandato de Trump quiere permitir que los individuos deduzcan completamente los pagos de las primas del seguro médico de sus declaraciones de impuestos bajo el sistema tributario actual. “Las empresas están autorizadas a tomar estas deducciones así que ¿por qué el Congreso no permitiría a las personas las mismas exenciones?”, es la cuestión que plantean los republicanos.

Como cuarta medida se quiere permitir que las personas usen cuentas de ahorro de salud (HSAs), que deben estar exentas de impuestos y se debe permitir que se acumulen. Estas cuentas pasarán a formar parte del patrimonio del individuo y podrán ser transmitidas a los herederos.

Como quinta medida, Trump exigirá transparencia de precios a todos los proveedores de atención médica, especialmente médicos y organizaciones de salud como clínicas y hospitales.

Libertad farmacéutica

Los dos últimos puntos del programa sanitario del polémico ya presidente estadounidense plantean, por un lado acabar con las subvenciones que se conceden a los Estados para que mantengan los seguros que se diseñaron para las personas con menos recursos, pues consideran que con lo presupuestado ya tienen suficiente. Y, finalmente, Trump apunta al sector farmacéutico eliminando las barreras de entrada en los mercados libres para los proveedores de fármacos que ofrecen productos seguros, confiables y más baratos. Aunque la industria farmacéutica está en el sector privado, las compañías farmacéuticas proporcionan un servicio público, asegura Trump.

El citado programa sanitario, por cierto, no titubea en la cobertura que se ha de dar al inmigrante 'sin papeles': “El suministro de atención médica a los inmigrantes ilegales nos cuesta unos 11.000 millones de dólares anuales. Si simplemente hiciéramos cumplir las actuales leyes de inmigración y restringiéramos la concesión desenfrenada de visas a este país, podríamos aliviar las presiones de los costos de atención médica en los gobiernos estatales y locales”, asevera.