22 de junio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 20:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Arranca 2018 con caídas de precios de medicamentos y material terapéutico

En cambio, el coste de los servicios médicos sí que sube

Alivio para los bolsillos de las familias españolas, al menos en lo que respecta a medicamentos, según el IPC.
Arranca 2018 con caídas de precios de medicamentos y material terapéutico
Jueves, 15 de febrero de 2018, a las 11:00
El primer mes de 2018 se ha cerrado con cierto alivio para los bolsillos de las familias españoles, al menos en el ámbito sanitario. Según el IPC del pasado enero, el precio de los medicamentos y el material terapéutico se redujo un 0,6 por ciento respecto al mismo periodo del año 2016.
 
De hecho, esta reducción también se dejó notar respecto a diciembre de 2017. En comparación con este mes, en enero el coste de los fármacos y los productos sanitarios disminuyó un 0,2 por ciento.
 
Hay que recordar que este mismo enero entró en vigor la nueva orden de precios de referencia de los medicamentos, una medida con la que el Ministerio de Sanidad espera ahorrar unos 88,7 millones de euros.
 
Más acentuada ha sido el descenso del precio de los aparatos y los equipos terapéuticos, del 2 por ciento anual. En cambio, los servicios médicos siguieron un camino totalmente contrario y crecieron un 0,9 por ciento.
 
Esta tendencia al ascenso se repite en otros ámbitos: los servicios dentales crecen un 1,2 por ciento, los paramédicos un 1,7 por ciento y los hospitalarios un 0,8 por ciento.
 
Nacional y CCAA
 
En términos generales, los precios del sector sanitario aumentan un 0,2 por ciento, por debajo de la media del IPC nacional, que es del 0,6 por ciento.
 
Por otro lado, y por comunidades autónomas, se observan grandes diferencias. Los precios sanitarios se incrementaron en Cataluña y en Navarra un 1,5 por ciento y un 1,1 por ciento, respectivamente.
 
Mientras, en la Región de Murcia y en el Principado de Asturias el coste de los insumos relacionados con salud se redujo un 1,7 por ciento y un 1,6 por ciento. Es decir, que hay una diferencia de más de tres puntos entre la que más redujo sus precios sanitarios y la que más los incrementó.