Una mutación en los aminoácidos que conforman el SARS-CoV-2, detrás del escape inmunológico según un estudio

Covid: sus dos 'puntos calientes' de escape a anticuerpos, localizados


23 abr 2021. 13.10H
SE LEE EN 4 minutos
Comprender la evolución del Covid-19 y la inmunidad del huésped es fundamental para que las vacunas y tratamientos no dejen de ser eficaces puediendo así controlar la pandemia. Por ello, la comunidad científica está llevando a cabo una carrera de fondo para conocer como interactúan los anticuerpos con la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), una función del pico de la proteína viral y de su dominio de unión al receptor (RBD).

Hasta ahora, se han registrado mutaciones en el anticuerpo en la unión del ACE2, pero se desconoce el efecto de la sinergia de mutaciones. Con el objetivo de arrojar más luz sobre el asunto, investigadores del Instituto Gulbenkian de Ciencia, un centro internacional de investigación biológica y biomédica situado en Oeiras (Portugal), ha analizado las opciones de escape del virus ante los anticuerpos naturales y generados por la vacunación.

“Nuestro análisis de los contactos pico proteína-anticuerpo han revelado que el motivo de unión al receptor (RBM), en el dominio de unión al receptor (RBD), es una región importante para la unión de anticuerpos, lo cual tiene sentido, ya que la unión de anticuerpos a esta región puede prevenir la interacción con ACE2 y, en última instancia, perjudicar la infección viral”, resaltan en el estudio publicado en la plataforma de preprints BioRxiv.

Aminoácido E484K y S494


Los científicos diseñaron 22 “lentivirus pseudotipados” con picos que contienen mutaciones individuales y combinadas e investigaron cómo los anticuerpos de sueros de pacientes infectados o plasma recolectado de las personas vacunadas después de la administración de la primera y segunda  dosis de la vacuna bloquean la entrada del virus. En base a estos resultados encontraron dos “puntos calientes” de escape a los anticuerpos que combaten el Covid-19.

“Confirmamos que E484K evade la neutralización de anticuerpos provocada por infección o vacunación, una capacidad aumentada cuando se complementa con mutaciones K417N y N501Y”, detallan. La razón de este escape se debe a que el aminoácido E484K participa con frecuencia en interacciones con anticuerpos, pero no con ACE2.

El otro aminoácido con capacidad de escape es el S494, que comparte un patrón similar. “Usando la mutación S494P ya circulante, encontramos que reduce la neutralización de anticuerpos de sueros convalecientes. Este aminoácido emerge como un punto de acceso adicional para la evasión inmunológica y un objetivo para terapias, vacunas y diagnósticos”, comentan.


Variante brasileña y sudafricana 


Los investigadores portugueses detectaron los aminoácidos con capacidad de escape en las variantes brasileña y sudafricana y aseguran que sus resultados concuerdan con publicaciones previas que muestran resistencia a la neutralización con anticuerpos en dichas variantes. 

“Postulamos que la prevalencia de mutaciones en los aminoácidos 484 (E484K)y 494 (S494P) puede aumentar con circulación viral y/o seroconversión de picos”, aseguran en el estudio. El motivo de ello es que actualmente la mayoría de la población es susceptible a infecciones virales y mutaciones que aumentan la transmisión viral. De manera que todavía tienen una ventaja selectiva.

Por ello, los investigadores concluyen que su análisis representa una estrategia simple para predecir los puntos calientes de mutación que debe mantenerse bajo vigilancia. “Nuestros resultados están en muy buena concordancia con los datos experimentales sobre el escape impulsado por mutaciones a anticuerpos policlonales y con la aparición de variantes naturales, que se informó que recirculan en expuestas previamente personas. Las predicciones serán aún mejores una vez que el grupo aumente la diversidad de estructuras disponibles”, comentan.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.