10 dic 2018 | Actualizado: 18:30

'Latidos que Suman' logra 30 nuevos desfibriladores

Se instalarán en las cinco comunidades donde se han recorrido y donado más kilómetros

Staffan Schüberg, director general de Esteve.
'Latidos que Suman' logra 30 nuevos desfibriladores
mar 13 febrero 2018. 19.30H
Redacción
Latidos que Suman ha cumplido con su principal objetivo: salvar vidas. Uno de los desfibriladores instalados en Pamplona a raíz de su primera edición ha contribuido hace poco a salvar la vida de un ciudadano que había sufrido una parada cardiorrespiratoria.
 
Ahora, esta carrera solidaria y virtual, impulsada por Esteve y la Asociación España Salud, ha completado el reto marcado hace cuatro meses en su segunda edición: recorrer 100.000 kilómetros andando, corriendo, nadando o en bicicleta para instalar 30 nuevos desfibriladores y seguir salvando vidas.
 
Próximamente, estos 30 nuevos dispositivos se instalarán en las cinco comunidades donde se han recorrido y donado más kilómetros gracias a la participación de todas las personas que participaron en la iniciativa mediante apps como Google FIT, Runtastgic, Fitbit, Apple Salud, RunKeeper o Dailymile. Así, concretamente, los desfibriladores se instalarán en Andalucía (Cádiz y Córdoba), Extremadura (Cáceres), Galicia (Santiago de Compostela), La Rioja (Logroño) y Navarra (Pamplona).
 
En la primera edición, sólo abierta a médicos y farmacéuticos, se recorrieron 70.000 kilómetros y se instalaron 20 desfibriladores en las seis autonomías donde se sumaron más kilómetros: Andalucía, Asturias, Castilla León, Extremadura, Navarra y País Vasco. Entre ambas ediciones, Latidos que Suman habrá instalado un total de 50 desfibriladores en ocho regiones (Andalucía, Asturias, Castilla León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco), aumentando así el número de dispositivos que están disponibles en nuestro país y contribuyendo a reducir las cerca de 40.000 muertes que cada año se producen en España debido a una parada cardiorrespiratoria.

Lugares públicos

Especialmente en lugares públicos con una alta afluencia de población: plazas, colegios o instalaciones deportivas. “La meta es que, si una persona sufre una parada cardíaca, haya un desfibrilador cercano y de acceso público que pueda utilizarse, ya que las probabilidades de sobrevivir a un episodio de muerte súbita se reducen en un 10% por cada minuto que pasa”, explica Mireia Marimon, responsable de RSC de Esteve.
 
España tiene 1 desfibrilador por cada 59.0001 habitantes, es decir, unos 10.000 frente a los 100.000 en Francia o los 50.000 en el Reino Unido, estando a la cola de la UE. Si al lado de cada extintor hubiera un desfibrilador y personal con conocimientos mínimos de reanimación, cada año podrían salvarse más de 4.500 vidas1.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.