La imagen constituye el soporte diagnóstico en un incidente con múltiples personas

El 96% de las víctimas de una catástrofe urge una prueba radiológica
Milagros Martí de Gracia, presidenta de la SERAM.


21 may 2021. 14.25H
SE LEE EN 4 minutos
Casi la totalidad de las víctimas de una catástrofe o incidente con múltiples víctimas (IMV), más de un 96 por ciento necesita alguna exploración radiológica urgente cuando se trata de lesiones traumáticas. Por ello, en este escenario la actuación del servicio de radiología juega un papel crucial tanto para identificar lesiones y dirigir el tratamiento óptimo, como para apoyar o corregir el triaje clínico inicial.

Así lo explica Milagros Martí de Gracia, jefa de Sección de Radiología de Urgencias del Hospital La Paz de Madrid y presidenta de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), en la sesión ‘Incidentes con múltiples víctimas. Te puede pasar a ti’ que ha acogido el 35º Congreso Nacional de la sociedad científica.

Martí, que vivió los ataques terroristas del 11M en Madrid en 2004 desde la Sección de Radiología de Urgencias de su hospital y ha coordinado también esta sección durante la pandemia Covid-19, asegura que “la posibilidad de un incidente con múltiples víctimas traumatizadas, quemadas, contaminadas, intoxicadas o infectadas es una amenaza para la que el Servicio de Radiología ha de estar preparado. Nunca como ahora ha sido tan importante estarlo”.

Para una correcta preparación de los servicios de radiología en estas circunstancias, es imprescindible contar con una ruta de actuación. “Al servicio de Radiología se le acusa de ser el cuello de botella de la atención en una catástrofe, pero esto no será cierto si se dispone de un plan que ofrezca una respuesta ordenada, proporcional a la situación y eficiente en el tiempo”, afirma Martí, quien prosigue que este plan debe ser “conocido y ensayado, integrado en el plan de catástrofes del hospital y coordinado con la emergencia prehospitalaria”. Además, insiste en la importancia de que en él participen todos los profesionales implicados.

Este Plan de Radiología debe centrarse en conocer los recursos técnicos y humanos disponibles en la peor de las situaciones (guardia fin de semana) y de su capacidad de expansión en tiempo y espacio. Además, recomienda “hacer un inventario” de los medios tecnológicos y de profesionales y evaluar la capacidad de activación “para que en el mínimo de tiempo se alcancen la totalidad de los recursos, o sólo los necesarios, en función de la magnitud de la catástrofe”, asegura.

Equipos portátiles para los pacientes más graves


Entre las principales premisas de actuación en una catástrofe es fundamental un identificador único para cada paciente: “se le adjudican tarjetas identificativas, con color y número de orden y su código de barras, al que se incorpora a toda su documentación clínica, incluyendo el informe radiológico”, argumenta Martí, quien considera que “es la única manera de ser capaces de registrar una gran cantidad de pacientes sin error”.

La evaluación inmediata es fundamental para los pacientes más graves que, según la presidenta de la SERAM, “no serán los primeros en llegar” e ignorar este hecho puede llevar a “saturar los equipos de radiología para cuando llegan quienes más los necesitan”. Para poder realizar una correcta identificación de lesiones inicial es necesario “tener previsto desplazamiento de equipos portátiles a las áreas de expansión de críticos, para su evaluación inmediata”.

Además, cuando sea posible, asegura que se debe mantener vigilados a los pacientes leves, alejados de las áreas vitales, para una eventual reclasificación. El triaje de estos pacientes debe ser continuo: “El abordaje radiológico actuará corrigiendo o apoyando el triaje inicial, identificando o excluyendo lesiones sospechadas o no”.

El informe radiológico cobra una gran importancia en estas situaciones de máxima urgencia y gravedad, con el objetivo de establecer un diagnóstico rápido y preciso. Para Martí es necesario la elaboración de un informe preliminar “inmediato, verbal y escrito, tipo check-list, de las lesiones más importantes antes de que el paciente abandone la sala”. Este informe, insiste, “debe ser definitivo tan pronto como sea posible”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.