Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Especialidades > Psiquiatría

Vinculan la placenta con el desarrollo de esquizofrenia y TDAH

Las complicaciones de la vida temprana durante la gestación y parto elevan el riesgo de trastornos del desarrollo

Daniel R. Weinberger.
Vinculan la placenta con el desarrollo de esquizofrenia y TDAH
Redacción
Lunes, 18 de junio de 2018, a las 13:55
Una nueva investigación destaca el rol de la placenta en el riesgo de esquizofrenia y otros trastornos del neurodesarrollo, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), autismo y síndrome de Tourette.

Esta nueva frontera científica, con implicaciones de largo alcance para la salud maternoinfantil, crea la posibilidad de que los científicos puedan predecir con mayor precisión quién está en riesgo de padecer una enfermedad mental y desarrollar estrategias para prevenir o disminuir su ocurrencia al elevar la resiliencia y la salud de la placenta.

El estudio Convergencia de la biología de la placenta y el riesgo genético para la esquizofrenia, fue dirigido por investigadores del Instituto Lieber para el Desarrollo del Cerebro, en Baltimore, Estados Unidos, y publicado en Nature Medicine.

"Por primera vez, hemos encontrado una explicación para la conexión entre las complicaciones de la vida temprana, el riesgo genético y su impacto en la enfermedad mental y todo converge en la placenta", afirma Daniel R. Weinberger, quien dirigió el equipo de investigadores en el estudio y es director ejecutivo del Instituto Lieber para el Desarrollo del Cerebro (LIBD).

En contraste con estudios previos, que se centraron en cómo los genes relacionados con trastornos del comportamiento alteran directamente el desarrollo cerebral prenatal, esta investigación encontró que muchos genes asociados con el riesgo de esquizofrenia parecen alterar el desarrollo cerebral temprano indirectamente, al influir en la salud de la placenta. La investigación mostró que estos genes están "activados" en la placenta durante embarazos complicados y señalan una placenta bajo coacción.

La placenta continúa siendo un órgano humano científicamente descuidado, a pesar de su papel esencial para el suministro de nutrientes y productos químicos críticos para el desarrollo prenatal normal. De hecho, la placenta es el único órgano extraído de un cuerpo humano que no se envía rutinariamente al laboratorio para su examen.

Alto riesgo genético y complicaciones graves en la vida temprana

Durante más de un cuarto de siglo, el desarrollo del cerebro durante el embarazo y poco después del nacimiento se ha mantenido en el centro de la hipótesis de que la esquizofrenia es un trastorno del neurodesarrollo. Sin embargo, los mecanismos biológicos involucrados se conocen poco. Estudios previos han demostrado que las variantes genéticas por sí solas aumentan las probabilidades de desarrollar esquizofrenia en solo una fracción, mientras que las complicaciones de la vida temprana durante la gestación y el trabajo de parto pueden elevar el riesgo hasta en dos veces.


Realizaron una encuesta a los participantes para obtener información sobre la historia obstétrica


Los investigadores del Instituto Lieber estudiaron a más de 2.800 individuos adultos, 2.038 de los cuales tenían esquizofrenia, de diversos orígenes étnicos de cuatro países, incluidos Estados Unidos, Europa y Asia. Todos habían sido sometidos a pruebas genéticas y se les realizó una encuesta para obtener información sobre la historia obstétrica. Los científicos encontraron una interacción prominente entre los genes asociados con el riesgo de esquizofrenia y una historia de una complicación del embarazo potencialmente grave. 

Las personas que tienen alto riesgo genético y complicaciones graves en la vida temprana poseen una probabilidad cinco veces mayor de desarrollar esquizofrenia en comparación con las personas con un riesgo genético similar, pero sin antecedentes de complicaciones obstétricas graves.

Esto condujo a una serie de análisis de la expresión génica en muestras de tejido de placenta múltiple, incluidas muestras de placenta de embarazos complicados que incluyen preeclampsia y restricción de crecimiento intrauterino. Los resultados mostraron una activación llamativa y constante de los genes de la esquizofrenia en estas placentas y que, cuanto más se activaban, más mostraba la placenta otros signos de estar bajo estrés, por ejemplo inflamándose.

Una pista sobre el mayor riesgo de esquizofrenia en hombres

Uno de los muchos misterios de los trastornos conductuales del desarrollo, como la esquizofrenia, el autismo, el TDAH, la dislexia y el síndrome de Tourette, es la razón por la que su incidencia es de dos a cuatro veces mayor en hombres que en mujeres. Los hallazgos del equipo del Instituto Lieber pueden arrojar luz sobre este misterio al descubrir que los genes de la esquizofrenia activados en la placenta a partir de embarazos complicados eran mucho más abundantes en las placentas de las crías masculinas frente a las femeninas.

La placenta parece ser al menos parte de la explicación del sesgo sexual asociado con estos trastornos. "Los sorprendentes resultados de este estudio hacen de la placenta la pieza central de un nuevo campo de investigación biológica relacionado con la forma en que los genes y el medio ambiente interactúan para alterar la trayectoria del desarrollo del cerebro humano", afirma Weinberger.

La investigación adicional en esta frontera emergente de la Medicina clínica avanzará la comprensión de la interacción biológica entre la salud placentaria y el neurodesarrollo. Existe el potencial de descubrir nuevos enfoques para tratamientos terapéuticos y estrategias de prevención, y en última instancia, reducir la incidencia de trastornos del comportamiento del neurodesarrollo.