23 de junio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 17:45
Especialidades > Psiquiatría

Psiquiatría del Niño, primera especialidad médica paralela a la troncalidad

Los psiquiatras ya en ejercicio podrán obtener el título acreditando su experiencia y labor de investigación en el campo

Carlos Moreno, director general de Ordenación Profesional en el Ministerio de Sanidad.
Psiquiatría del Niño, primera especialidad médica paralela a la troncalidad
Borja Negrete
Lunes, 22 de enero de 2018, a las 18:20
El Ministerio de Sanidad ha hecho público mediante Real Decreto la creación de la especialidad de Psiquiatría del Niño y del Adolescente. A su vez, el título de médico especialista en Psiquiatría pasa a llamarse Psiquiatría del Adulto. Este proyecto ha sido aprobado tras consulta pública y da respuesta a una Proposición no de Ley del Congreso presentada en abril del pasado año por el Grupo Parlamentario de Ciudadanos.

De esta forma sale adelante la primera especialidad tras el fin de la troncalidad. Tal como se señala en el documento público, dentro de tres meses se constituirá la Comisión Nacional de la especialidad de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, a los cuatro se formará la Comisión Delegada de Psiquiatría del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud y a los seis se elaborarán los nuevos programas formativos de ambas especialidades.

Tanto Psiquiatría del Adulto, como Psiquiatría del Niño y del Adolescente tendrán una duración mínima de cinco años y compartirán las competencias a adquirir durante los dos primeros años de formación.

¿Qué sucede con los psiquiatras que ya trabajan con menores?

Los psiquiatras que actualmente trabajan con niños y adolescentes pueden obtener de forma extraordinaria el título de especialista en Psiquiatría del Niño y del Adolescente. Para ello deberán acreditar un mínimo de cinco años de actividad profesional a tiempo completo en la especialidad de acuerdo con las actividades formativas que se determinen en el futuro programa. La acreditación de este requisito se realizará a través de un certificado de la Consejería de Sanidad de la comunidad autónoma que corresponda, a propuesta del gerente o representante legal del centro sanitario con autorización de la unidad asistencial. Además, las comunidades autónomas tendrán el derecho de solicitar los informes y documentos adicionales que consideren.

Por otra parte, los psiquiatras deberán presentar al menos dos artículos  de investigación sobre la especialidad publicados en revistas indexadas. Toda esta documentación deberá ser enviada en los tres meses siguientes a la publicación del nuevo programa formativo.

La Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad será la encargada de aceptar o no la solicitud, previo informe de la Comisión Nacional.

Definición de la especialidad y objetivos

De acuerdo a lo que establece el Real Decreto, “el médico especialista en Psiquiatría del Niño y del Adolescente es el profesional sanitario con competencia para la promoción de la salud mental y el conocimiento, prevención, diagnóstico, pronóstico, tratamiento y rehabilitación de los trastornos mentales, incluidos los trastornos del neurodesarrollo, y del comportamiento que afectan a los niños, a los adolescentes hasta los 18 años y a sus familias”. Por otro lado, la definición del especialista de Psiquiatría en Adultos mantiene la misma idiosincrasia con el matiz de que su trabajo está dirigido a la salud mental del adulto.

La creación de esta especialidad por parte del Gobierno tiene como objetivo “mejorar la atención de la salud mental de los niños y adolescentes hasta los 18 años al disponer de un especialista médico que dedica toda su formación a la adquisición de las competencias necesarias para atender a este grupo de población especialmente protegido”. Además, gracias a su instauración se facilitará “la identificación de los especialistas médicos en el área de la salud mental por los pacientes y profesionales sanitarios”.

Recomendaciones de la OMS

De acuerdo con los datos que dispone la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 50 por ciento de las patologías mentales tiene su origen antes de los 14 años. Esta organización recomienda que los niños y adolescentes con trastornos mentales sean objeto de intervenciones tempranas científicamente contrastadas, de carácter no farmacológico, evitando la hospitalización y la medicalización.

Entre las metas que recoge el Plan integral de salud mental de la Organización Mundial de la Salud 2013-2020 al que se hace mención en el Real Decreto, se encuentra el desarrollo de los recursos humanos, reforzando las competencias del personal sanitario, generalista y especializado.

En el grupo de menores de 15 años, el número de las altas hospitalarias por trastornos de salud mental es de alrededor de 3.000 por año, con una tendencia ligeramente creciente en los últimos 10 años.