21 de mayo de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:00
Especialidades > Psiquiatría

Los psiquiatras a los sindicatos: "El estrés no es una enfermedad laboral"

El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría considera que se deben utilizar los términos correctos

El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Julio Bobes.
Los psiquiatras a los sindicatos: "El estrés no es una enfermedad laboral"
Borja Negrete
Miércoles, 28 de febrero de 2018, a las 10:40
El sindicato UGT ha pedido recientemente que las patologías provocadas por el estrés sean reconocidas como “enfermedad profesional”. Sin embargo, los psiquiatras consideran que denominar al estrés una enfermedad “es pasarse de frenada”.

Al menos así lo considera Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP): “El estrés es una respuesta fisiológica del organismo. Es algo natural, que sucede en todos los trabajos. Cuando la respuesta del cuerpo es anómala, se produce el llamado distrés, que debe ser tratado aunque tampoco pude ser calificado como enfermedad”.

El presidente de la SEP ve con buenos ojos que el sindicato se esfuerce en mejorar las condiciones laborales de los trabajos para que se reduzcan las situaciones de estrés, pero incide en que no se pueden confundir términos.

“Llamar patología al estrés es exagerar la nota. Hay personas más vulnerables a él que otras. Un tipo de trastorno que sí es una patología y afecta a muchos trabajadores es el trastorno adaptativo. Estas personas se adaptan con gran dificultad a los cambios y reaccionan con depresión, ansiedad o la combinación de ambas”, explica Bobes.

Acoso laboral, consecuencias para la salud mental

Precisamente, la depresión y la ansiedad son dos de las patologías más frecuentes en las personas que sufren acoso laboral o mobbing. Este problema también ha sido denunciado por UGT, que pide que las patologías que provocan sean reconocidas como enfermedad profesional.

A este respecto, el presidente de la SEP opina que si bien es cierto que la depresión o la ansiedad tienen la condición de patologías, “el apellido laboral o profesional no es correcto. Que ese contexto favorable a su aparición no significa que no pueda aparecer en otros”.

Bobes subraya que cualquier acción encaminada a ayudar a las personas que sufren acoso laboral es deseable, ya que “sufren de manera silenciosa y trabajan en unas condiciones intolerables”.

Apunta que “el trato indigno no lo expresa la empresa, sino algunas personas” y que está “totalmente de acuerdo con UGT” sobre la necesidad de regular contra el acoso laboral.