Psiquiatría critica la norma de la formación morada "cargada de apriorismos falsos"

Podemos 'olvida' los trastornos graves en su Ley de Salud Mental
Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).


13 oct 2021. 15.00H
SE LEE EN 2 minutos
Ante la admisión a trámite de la Proposición de Ley General de Salud Mental, la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) ha realizado una serie de observaciones sobre la Ley. La SEP manifiesta que, en el caso de que se apruebe, la Ley conseguirá llevar a cabo lo que, en teoría, quieren evitar. 

Desde la SEP destacan que el documento no hace mención alguna sobre los trastornos mentales graves, que ocupan el quehacer principal de la atención en salud mental en España. Además, estos trastornos son los que sufren las carencias del sistema en número de profesionales: recursos intermedios, listas de espera, plazas de hospitales de día y centros de rehabilitación, políticas de integración en la vida laboral, etc.

Ausencia de mención de trastornos mentales graves


La SEP recalca que en el documento se cita continuamente los “malestares psicosociales y malestares de la vida cotidiana”, pero no se nombra ni una vez la esquizofrenia, el trastorno bipolar, el autismo, las demencias o los trastornos obsesivos-compulsivos.

Además, señala que la ley está plagada de apriorismos falsos y contrarios a los datos y evidencia de años de investigación en este campo. La única vez que se hace referencia a dicha evidencia se habla de filósofos contemporáneos vinculados a sistemas filosóficos muy concretos. Lo que no hace más que reforzar la idea de que esta es una ley más del ámbito de la filosofía y sociología que de los trastornos mentales; al menos como los entiende la OMS y el resto del mundo civilizado.

Asimismo, la SEP explica que desde hace décadas, toda evidencia científica demuestra que cualquier trastorno mental tiene componentes biopsicosociales, y no solo de cada una de estas dimensiones. Desde la exposición de motivos, la Propuesta de Ley está impregnada de apriorismos no sustentados por la evidencia científica. Por ejemplo, cuando se afirma que “Otros factores culturales, como la difusión de discursos individualistas que ponen el foco en la autoexigencia y en la hiperresponsabilización individual, obviando las causas y estructuras sociales, contribuyen a perfilar una sociedad del cansancio en la que las personas tornan en empresarias de sí mismas, como han diagnosticado algunos filósofos contemporáneos”.

Desde la SEP se preguntan si realmente esta Ley busca la prevención y el mejor tratamiento y cuidado de estas personas o se usa la terminología "salud mental" para otros intereses alejados de las necesidades reales de las personas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.