Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:10
Especialidades > Psiquiatría

Las conmociones cerebrales son más dañinas para los atletas que tienen TDAH

Estos deportistas tienen puntajes significativamente más altos en las pruebas de ansiedad y depresión, según un estudio

El estudio involucró a 979 atletas universitarios.
Las conmociones cerebrales son más dañinas para los atletas que tienen TDAH
Redacción
Viernes, 13 de julio de 2018, a las 15:30
Los atletas que tienen trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) pueden tener mayor riesgo de experimentar ansiedad y depresión persistentes después de una conmoción cerebral que las personas que no tienen TDAH, según un estudio preliminar publicado que ha sido publicado y que se presentará en la Concussion Conference de la Academia Estadounidense de Neurología en Indianápolis, del 20 al 22 de julio de 2018. 

"Estos hallazgos sugieren que el TDAH y la conmoción cerebral pueden tener un efecto acumulativo sobre la ansiedad y la depresión más allá del TDAH o la conmoción cerebral por sí solos", ha explicado el autor del estudio Robert Davis Moore, de la Universidad de Carolina del Sur en Colombia. "Los atletas con TDAH deben ser monitoreados teniendo esto en mente, ya que pueden ser más susceptibles de experimentar síntomas de depresión y ansiedad después de una conmoción cerebral".

El estudio involucró a 979 atletas universitarios de la Universidad de Carolina del Sur. Se recopiló información sobre el diagnóstico de TDAH y cualquier historia de conmoción cerebral, junto con sus puntuajes en los cuestionarios que miden la ansiedad y la depresión antes del inicio de las temporadas deportivas de los atletas.

Cuatro grupos


Los atletas se dividieron en cuatro grupos: aquellos con TDAH que también habían experimentado una conmoción cerebral; aquellos con TDAH que no habían experimentado una conmoción cerebral; aquellos con conmoción cerebral y sin TDAH; y aquellos que no tienen antecedentes de conmoción cerebral ni TDAH.

Los investigadores encontraron que los atletas con TDAH y conmoción cerebral tenían puntajes significativamente más altos en las pruebas de ansiedad y depresión que cualquiera de los otros grupos. Moore señaló que los atletas con antecedentes de conmoción cerebral se evaluaron seis o más meses después de la lesión, lo que indica que las diferencias duraron más de lo esperado en las semanas posteriores a la conmoción cerebral.