El borrador del plan, que incluye el Covid-19 y el abordaje del suicidio, no recoge la dotación económica

La Estrategia de Salud Mental, al Interterritorial con 10 líneas de acción
Imagen del Consejo Interterritorial telemático, con la ministra Carolina Darias.


28 jun 2021. 19.00H
SE LEE EN 4 minutos
POR MARÍA GARCÍA
Ahora sí. La nueva Estrategia de Salud Mental para los años 2021-2026 está a punto. Las comunidades autónomas y las sociedades científicas ya tienen en su posesión el borrador para poder hacer las alegaciones. Una vez recibidas y hechos los cambios que consideren oportunos, se enviará el texto definitivo al Consejo Interterritorial. Todo apunta a que, ocho años después, España tendrá un nuevo plan este otoño que incluirá, entre sus líneas principales, la prevención de la conducta suicida, el abordaje de la población infanto-juvenil o el Covid-19, entre otros. 

Tal y como ha podido saber Redacción Médica, la Estrategia incluye diez líneas prioritarias, más que el borrador con el que trabajaba el anterior equipo, que tenía ocho. Entre ellas están la infancia y adolescencia; la prevención, detección precoz y atención al suicidio; y el Covid-19, que se incorporó tras considerar que ha desembocado una "epidemia silenciosa" en la salud mental. Cada línea, explican a este medio, tiene una formulación, unos objetivos y unas recomendaciones. 

En total hay cinco componentes en el Comité Científico: la Confederación Salud Mental España, un profesional de Enfermería, otro representante de Psicología, Trabajo Social y Psiquiatría. Este último es José Luis Pedreira Massa, que explica a este medio que "hay voluntad de consenso, de que sean los elementos prioritarios en la Salud Mental española para los próximos cinco años y considerando las circunstancias en la que se encuentran los servicios públicos". 


Sin dotación económica 


Eso sí, el plan no incorpora dotación económica. "Las normas van con presupuesto, no las estrategias. Son marcos científico-técnicos para dar base a situaciones políticas administrativas de las prioridades que deben desarrollar. Pero ninguna lleva un marco económico. Eso son las leyes, y en en salud mental no debe haberlas. Ya está bien de separarnos o estigmatizar", afirma. 

Con todo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró en una intervención en el Congreso de los Diputados el pasado mes de marzo que la actualización de la Estrategia de Salud Mental contaba con una dotación de 2,5 millones de euros. Pedreira Massa explica que esa dotación viene de la dada por la Comisión Europea, que se incluye en los Presupuestos Generales del Estado para transferírselo a las comunidades autónomas, "que la distribuyen según sus marcos de prioridades". Por eso, es previsible que el plan se recoja de forma irregular en todo el Estado. 

"Las estrategias son marcos científico-técnicos para dar base a situaciones políticas administrativas de las prioridades que deben desarrollar"



Más crítico con este aspecto es uno de los profesionales que ha podido ver la estrategia y que, según señala a Redacción Médica, no hay estándares para los indicadores. Pedreira Massa explica que se recogen los ratios internacionales, de los que hay estudios, para compararlo con lo que hay en España y señalar que "es impresentable". Ocurre con el porcentaje de psiquiatras y, sobre todo, de psicólogos, como se muestra en el último informe de la OCDE

La fuente que ha tenido acceso al texto sí considera que deberían recogerse estos estándares para evitar precisamente que cada comundiad autónoma actúe de la forma en que considere. Opina que debería incluirse una meta para todas, por ejemplo con los días de estancia media, las ratios de profesionales en el país, o el porcentaje de reducción de suicidios. "Si no se plantean objetivos, no se puede luchar para conseguirlos", asegura en contra de la opinión de Pedreira Massa, quien sí defiende que el borrador de la Estrategia define unos objetivos.

Dicha fuente profesional considera que el actual borrador sí se mejora la anterior estrategia, ya que habla de del "modelo biopsicosocial y de tratamientos que no sean sociológicos", pero opina que sigue habiendo un "interés sesgado hacia lo sociológico, poca innovación terapéutica y de tendencias internacionales".

Pedreira Massa, por su parte, asegura que se sustenta bajo una "base científico-técnica importante, que no sean teorías sociologizantes, pero que se complementa con una visión integral". Concluye que es una "estrategia de salud mental moderna y adaptada a las circunstancias". 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.