Jugar a videojuegos violentos no afecta a la salud mental

Una investigación, revisada por pares, ha estudiado el comportamiento de 3.000 jugadores tras dos años jugando

Jugar a videojuegos violentos no afecta a la salud mental
jue 14 enero 2021. 12.10H
Los videojuegos agresivos no son un factor de riesgo para los problemas de salud mental. Así se desprende de un estudio revisado por pares y publicado en el número especial de la revista Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking dedicado a los efectos que provocan los videojuegos violentos en las personas.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de Singapur y Estados Unidos, tomó como muestra a más de 3.000 jóvenes y se les examinó si tras dos años jugando la exposición temprana a juegos agresivos provocaba ansiedad, depresión, síntomas somáticos o trastorno por déficit de atención.

Los investigadores descubrieron que el comportamiento agresivo se produjo al tener compañeros agresivos y rasgos de personalidad específicos, especialmente una baja amabilidad. Mientras que la exposición violenta a los videojuegos no tuvo efectos a largo plazo sobre los comportamientos agresivos.

"Los videojuegos han sido criticados desde el momento en que surgieron y, al igual que con la mayoría de las otras tecnologías nuevas, hemos descubierto que hay beneficios y deficiencias a considerar. Mi esperanza es que, al publicar este número especial, se destaque la investigación con datos objetivos. Podemos llegar a comprender mejor tanto el objetivo como el peligro de los videojuegos ", afirma la editora de la revista Brenda K. Wiederhold.


Otros estudios


La publicación científica también recuerda “otros estudios de alta calidad” que van en la misma línea. Uno de ellos se llevó a cabo en Estados Unidos, donde se hizo un seguimiento de 10 años a jugadores del Grand Thef Auto (GTA). Las variables a estudio fueron los efectos del juego sobre el comportamiento social y la agresión. No se determinó ninguna relación. 

Otro de los más “novedosos” fue desarrollado en Corea, donde durante cuatro años estudiaron en 5.000 jugadores los efectos a largo plazo de jugar a videojuegos violentos. Estimaron, a través de electroencefalogramas, que al hacerlo suprimían la actividad neuronal, lo que provocaba una desensibilización hacia la agresión y la violencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.