17 dic 2018 | Actualizado: 13:50

Investigar el sueño es clave para entender mejor el TDAH

Investigadores estudian cómo afectar dormir poco a los adolescentes con el trastorno

Dormir poco afecta a los jóvenes con el trastorno. (Fotolia).
Investigar el sueño es clave para entender mejor el TDAH
mié 21 noviembre 2018. 17.15H
Que el sueño no sea sufiiente puede causar alteraciones en el funcionamiento diurno entre los adolescentes con TDAH, según los resultados de un nuevo estudio. "Recimentemente, se ha identificado la necesidad de investigación experimental que examine el impacto del sueño en los jóvenes con TDAH como una prioridad de investigación", han descrito Stephen P. Becker, PhD, del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati y la Facultad de Medicina de la Universidad de Cincinnati, y su equipo .

"Los adolescentes son especialmente propensos a tener un sueño más corto, debido a una variedad de factores biológicos (como los cambios en el reloj circadiano asociados con la pubertad) y ambientales (por ejemplo la hora de inicio del instituto o el uso de tecnología nocturna)", ha añadido. 

Utilizando un diseño experimental cruzado, investigaron si la duración del sueño estaba asociada causalmente con la somnolencia, la falta de atención y el comportamiento en adolescentes con TDAH. Los jóvenes de 14 a 17 años ingresaron en un protocolo de sueño de tres semanas que incluía una semana de fase de estabilización, una semana de restricción de sueño (6,5 horas) y una semana de extensión de sueño (9,5 horas).

Los investigadores monitorearon el sueño con actigrafía y diarios de sueño y realizaron visitas al final de cada semana. Así, analizaron datos completos de 48 adolescentes con datos completos de actigrafía y quienes completaron con éxito el protocolo de sueño. Se examinaron la somnolencia diurna autoevaluada y clasificada por los padres, los síntomas del TDAH, el ritmo cognitivo lento y las conductas de oposición, al igual que las respuestas de los participantes a pruebas de rendimiento continuo para medir la falta de atención y la impulsividad.

Ritmo cognitivo lento


En promedio, los participantes experimentaron 1,6 horas más de sueño por noche durante la extensión del sueño que la restricción del sueño. De acuerdo con el estudio, los participantes experimentaron una mayor eficiencia de sueño medida por actigrafía, menos vigilia medida por actigrafía después del inicio del sueño, menor latencia de inicio de sueño reportada en diario y mayor dificultad para despertarse reportada en diario, según el estudio.

Los participantes reportaron mayor somnolencia durante el día y tenían más probabilidades de reportar siestas durante la restricción del sueño en comparación con la extensión del sueño. Los padres informaron de que tenían una significativa falta de atención durante la restricción del sueño.

Además, padres y adolescentes informaron de más síntomas de ritmo cognitivo lento durante la restricción del sueño. Sin embargo, los adolescentes informaron significativamente menos hiperactividad-impulsividad durante la restricción del sueño que la extensión del sueño.

“Nuestros hallazgos tienen implicaciones potencialmente importantes para el tratamiento de adolescentes con TDAH. "Si la duración reducida del sueño empeora el funcionamiento diurno, entonces la otra cara de la moneda es que la duración prolongada del sueño mejora el funcionamiento diurno", concluyeron Becker y su equipo. "El sueño debe evaluarse cuando se trata a adolescentes con el trastorno".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.