16 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Correr mejora los síntomas cognitivos en jóvenes con riesgo de psicosis

Un estudio realizado en jóvenes demuestra los beneficios del ejercicio aeróbico en la planeación del tratamiento

Los participantes tenían entre 16 y 24 años.
Correr mejora los síntomas cognitivos en jóvenes con riesgo de psicosis
vie 23 febrero 2018. 14.50H
Redacción
El ejercicio puede mejorar los síntomas positivos y negativos, así como la función social y cognitiva en jóvenes con riesgo ultraelevado de psicosis, según muestra una nueva investigación publicada en la Journal of Clinical Psychiatry.

Los resultados de un estudio piloto en 12 adolescentes y adultos jóvenes con riesgo ultraelevado de psicosis ,que participaron en un programa de ejercicio aeróbico supervisado, mostraron mejoras en los dominios clínico, social y cognitivo, así como cambios en la función cerebral de regiones afectadas por la psicosis.

"Los resultados de este estudio señalan que las intervenciones de ejercicio son factibles en muestras de pacientes con riesgo ultraelevado y pueden ayudar a mejorar dominios importantes que resultan afectados durante el desarrollo de la psicosis", escriben en su artículo los investigadores, cuyo primer autor es Derek J. Dean, de la University of Colorado, en Boulder, Estados Unidos. "Lo que distingue a este estudio de otros en torno a la psicosis es el examen de la estructura y la conectividad funcional del cerebro, que señala que el ejercicio puede llevar a cambios en la organización funcional de las redes cortico-hipocampales", añaden.

Progresos emocionantes

Estos avances "interesantes" en pacientes con esquizofrenia parecen indicar que las intervenciones de ejercicio pueden mejorar diversos síntomas, tales como el funcionamiento cognitivo, cardiovascular, social y laboral/escolar, al igual que los dominios neurobiológicos, escriben los autores.

La investigación previa ya había señalado que los adolescentes con riesgo de psicosis realizan menos actividad física y tienen más probabilidades de incurrir en conductas desfavorables para la salud que sus contrapartes con desarrollo típico. "Dados los beneficios demostrados de las intervenciones de ejercicio en pacientes con un trastorno psicótico formal, el presente estudio tiene como propósito evaluar la factibilidad de una intervención de ejercicio aeróbico antes del inicio de la enfermedad", señalan los investigadores.


Hubo cambios en la función cerebral de regiones afectadas por la psicosis


Por eso, les interesaba no sólo explorar el impacto preventivo del ejercicio en los síntomas de esquizofrenia, sino también el efecto del ejercicio sobre el hipocampo, una región del cerebro que se suele alterar antes del inicio de la psicosis. "Analizar la estructura y la función del hipocampo permite esclarecer aspectos importantes de los efectos neurobiológicos del ejercicio en participantes con riesgo ultraelevado", escriben.

Para investigar la cuestión, los investigadores estudiaron a 12 participantes (6 hombres y 6 mujeres) de entre 16 y 24 años de edad, siendo la media de 19,42 años, con riesgo ultraelevado  que informaron tener un estilo de vida predominantemente sedentario. También completaron la Entrevista Estructurada para Síndromes Prodrómicos antes y después de la intervención de ejercicio, lo que permitió a los investigadores diagnosticar un síndrome prodrómico y monitorizar los cambios en los síntomas positivos y negativos.

Evaluación del funcionamiento social, laboral y cognitivo

Se evaluó el funcionamiento social y laboral/escolar a través de la Escala de Evaluación de la Actividad Global Social y la Escala de Evaluación de la Actividad Global Laboral/Escolar. La Investigación en la medición y tratamiento para mejorar la cognición en esquizofrenia (Matrics) se utilizó para evaluar la cognición, mientras que la cantidad máxima de oxígeno (VO2máx.) se usó para medir la aptitud cardiovascular al inicio y en el seguimiento. Los valores de la cantidad máxima de oxígeno también sirvieron como base para la adaptación individual de las prescripciones de ejercicio.

Los participantes fueron asignados de manera aleatoria para realizar ejercicio moderado (2 días a la semana a 65 por ciento de su cantidad máxima de oxígeno para un total de 24 sesiones) o ejercicio vigoroso (3 días a la semana a 85 por ciento de su cantidad máxima de oxígeno para un total de 36 sesiones).

Durante las primeras 3 semanas, las sesiones de ejercicio duraron 15 minutos a un nivel de intensidad de 55 por ciento de la cantidad máxima de oxígeno. Después se incrementaron gradualmente a 30 minutos a la intensidad elegida como objetivo.

Los participantes podían escoger entre varias modalidades de ejercicio, como bicicleta estacionaria, correr o caminar en cintas, o utilizar aparatos elípticos. Además, se llevó a cabo resonancia magnética y resonancia magnética de la conectividad funcional en estado de reposo al inicio y después del ejercicio.

Final con beneficios integrales

De los participantes, 9 completaron la intervención de ejercicio y volvieron para la evaluación de seguimiento. En la condición moderada, 7 completaron las 24 sesiones. Sólo 2 participantes en la condición vigorosa completaron todas las 36 sesiones, donde ocurrieron las 3 deserciones. Dado que pocos participantes concluyeron todas las sesiones, "los análisis subsiguientes de la intervención de ejercicio colapsaron las condiciones", informan los investigadores.

Hubo una mejora pequeña a mediana en el funcionamiento social y laboral/escolar. Además, los participantes reportaron una disminución media a considerable en los síntomas positivos después del ejercicio y una reducción pequeña a mediana en los síntomas negativos. También mostraron mejoras significativas en la puntuación compuesta después del estudio en la batería cognitiva general de Matrics.

En cuanto a los dominios cognitivos individuales, hubo mejoras en memoria de trabajo, en el aprendizaje verbal, el visual, la velocidad de procesamiento, la atención/vigilancia y el razonamiento y resolución de problemas. Sin embargo, no mostraron mejora en la cognición social.

Aunque no hubo cambios en el volumen del hipocampo después del ejercicio, tanto en el hipocampo izquierdo como en el derecho, los participantes mostraron un aumento de la conectividad funcional en la región de interés del hipocampo izquierdo a las cortezas occipitales de manera bilateral después de la intervención de ejercicio. Además, las personas tampoco mostraron mejora en la aptitud física, según se determinó mediante la cantidad máxima de oxígeno.

"Pocas intervenciones pueden ser útiles para todos los signos tempranos de psicosis; el ejercicio aeróbico puede ser una poderosa opción de tratamiento, con beneficios integrales", escriben los autores. Por eso, recomiendan considerar al ejercicio en la planeación del tratamiento de adultos jóvenes que muestran signos tempranos de psicosis.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.