22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 18:50
Especialidades > Psiquiatría

Cinco regiones del cerebro son más pequeñas en las personas con TDAH

Una de ellas, la amígdala, se relaciona con las emociones

Un macroestudio halla nuevas diferencias estructurales en presencia del trastorno.
Cinco regiones del cerebro son más pequeñas en las personas con TDAH
Redacción
Viernes, 17 de febrero de 2017, a las 12:10
Al menos cinco regiones del cerebro –la amígdala, el núcleo accumbes, el hipocampo, el núcleo caudado y el putamen– se encuentran reducidas en las personas con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según ha probado un estudio de gran alcance que forma parte del Proyecto Enigma TDAH, consorcio internacional fundado en 2013 para compartir datos sobre esta alteración.

Asimismo, la investigación, que acaba de publicar The Lancet Psyquiatry, desvela que el volumen intracraneal de los sujetos con TDAH era menor que el de los sanos.

El descubrimiento –cuyo valor, en efecto, reside en el tamaño de la muestra: 1.713 pacientes con TDAH y otros 1.529 sin el trastorno– añade las tres primeras regiones enumeradas a la lista conocida de partes que son más pequeñas en los cerebros con TDAH (el menor tamaño de las otras dos ya se había visto en investigaciones previas).

Los médicos desconocen la causa de este desorden, pero sí saben para qué sirven, en líneas generales, esas tres partes del cerebro que identifica la investigación.

Así, es sabido que la amígdala se relaciona con el procesamiento de las emociones; el putamen, con el aprendizaje motor y el control de los movimientos automáticos; y el núcleo accumbens, con los estímulos de recompensa.

Algunas estructuras no están más reducidas

En el trabajo, se compararon las dos muestras citadas y se constataron las diferencias de volumen reseñadas. Sin embargo, otras regiones no mostraron diferencias entre quienes padecían TDAH y las personas sanas, por ejemplo el tálamo y el pallidum medial.

Por otro lado, los investigadores desecharon la influencia de los medicamentos psicoestimulantes (como, por ejemplo, el metilfenidato) habitualmente utilizados en el tratamiento del trastorno) en los resultados obtenidos, así como de las comorbilidades o padecimiento simultáneo de otras alteraciones psiquiátricas.
Noticias relacionadas