"Una de las metas de tratar la depresión es el funcionamiento emocional"

Lundkbeck celebra la IV Reunión Nacional en Psiquiatría centrada en la depresión

Eduard Vieta junto al profesor Stahl durante su participación en la IV Reunión Nacional en Psiquiatría "Avanzando en depresión: iluminando el futuro", organizada por Lundbeck.
"Una de las metas de tratar la depresión es el funcionamiento emocional"
mié 26 febrero 2020. 13.15H
Más de 450 psiquiatras españoles y portugueses se han dado cita en la IV Reunión Nacional en Psiquiatría "Avanzando en depresión: iluminando el futuro", organizada por Lundkbeck y coordinada por Eduard Vieta, jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínic de Barcelona y del Grupo de Investigación en Trastornos Bipolares y Depresivos del Idibaps. Vieta analiza en esta entrevista los avances conseguidos en el tratamiento de la depresión, su manejo y cómo las nuevas tecnologías ayudan en el tratamiento, entre otros temas.

¿Qué conclusión destacaría de la reunión celebrada este pasado fin de semana en Madrid?


"La Psiquiatría está ofreciendo alternativas cada vez más ambiciosas para alcanzar una plena recuperación funcional"


Se están produciendo importantes avances en el tratamiento de la depresión. La Psiquiatría está ofreciendo alternativas cada vez más ambiciosas para alcanzar no sólo la mejoría de los síntomas depresivos, sino también una plena recuperación funcional. Avanzamos hacia una Psiquiatría más personalizada, en la que se atiende más a aspectos como los neurocognitivos, el funcionamiento emocional, y la capacidad de regresar al trabajo y a una vida plena. Los fármacos que se han desarrollado más recientemente cubren aspectos de la depresión que no se atendían con anterioridad, y los fármacos en desarrollo mejorarán también la velocidad de acción de las terapias actuales.

Una de las ponencias ha girado en torno al papel de la serotonina y su influencia sobre otros neurotransmisores serotoninérgicos en depresión. ¿Sigue siendo la serotonina clave para el manejo de la depresión?

La serotonina sigue siendo clave para ciertos aspectos del síndrome depresivo, que son los relativos al concepto de "evitación del daño". En este sentido, los fármacos serotoninérgicos puros (selectivos) actúan como reductores del estrés y la ansiedad, ya que permiten un distanciamiento del sujeto de sus preocupaciones y rumiaciones.

Sin embargo, sin el concurso de otros neurotransmisores, como noradrenalina y dopamina, aspectos como la "búsqueda de recompensa", que se relacionan directamente con la motivación y las experiencias placenteras, la recuperación completa de la depresión es muy difícil. El Dr. Stahl remarcó en su presentación la interconexión entre las redes que gobiernan estos neurotransmisores y mencionó también la relevancia del glutamato. En definitiva, la serotonina sigue siendo muy importante, pero no es el único neurotransmisor relevante en la depresión.


"La serotonina sigue siendo muy importante, pero no es el único neurotransmisor relevante en la depresión"


También se ha hablado del emotional blunting. ¿Hasta qué punto el aplanamiento afectivo puede deberse al propio tratamiento antidepresivo o ser parte de la depresión no resuelta, solapándose además con la anhedonia?

El aplanamiento emocional, la apatía y la anhedonia son síntomas de la depresión que pueden resultar más difíciles de tratar que otros síntomas si nos limitamos a actuar sobre los circuitos serotoninérgicos. Aunque todos los circuitos están interconectados, estos síntomas están más estrechamente relacionados con una disfunción de las vías dopaminérgicas, y por tanto son más sensibles a fármacos con acción dopaminérgica. Si la acción serotoninérgica predomina sobre la dopaminérgica, podemos incluso empeorar dichos síntomas.

Por eso, hablamos de que una de las metas de tratar la depresión es el funcionamiento emocional. Hay que evitar ese fenómeno que puede resultar molesto para muchos pacientes, que consiste en que no sólo les dejan de importar las cosas negativas, sino también las positivas. Guillermo Lahera abordó elocuentemente estos aspectos en la reunión.

¿Qué repercusión podría tener este aplanamiento afectivo sobre la recuperación funcional de los pacientes con depresión?

El aplanamiento afectivo hace que el paciente que ha mejorado de la depresión y que ha regresado a "protagonizar la película de su vida" lo haga en un formato en blanco y negro. La vida ha perdido esa alegría consustancial que va asociada al hecho intrínseco de vivir y a una buena salud mental. Por eso, muchos pacientes que hace años habríamos considerado como "plenamente recuperados" los vemos ahora como "en remisión, pero sin alcanzar la recuperación funcional". No disfrutan tanto con las cosas, son menos optimistas y ambiciosos, y su rendimiento laboral se resiente. Con el progreso de la Psiquiatría, hemos aprendido a ir más allá y a desarrollar herramientas, farmacológicas y no farmacológicas, para mejorar estos aspectos.


"La depresión es una enfermedad multidimensional y, entre sus causas, se conjungan tres factores"


Otro de los temas abordados ha sido el entorno social, concretamente el laboral, y la relación existente entre mobbing y depresión. ¿A qué conclusiones se ha llegado en este terreno?

La depresión es una enfermedad multidimensional, y entre sus causas se conjugan factores biológicos, psicológicos y sociales. Un factor social importante es, en ciertos casos, el entorno laboral, y particularmente las situaciones de acoso laboral. Nos lo contó Rosa Gutiérrez, experta en el tema. Detalló los diversos tipos de acoso, y su abordaje desde una perspectiva biopsicosocial.

Por último, ¿qué oportunidades ofrecen las nuevas tecnologías digitales en el tratamiento de la depresión?

Las tecnologías digitales van a cambiar nuestra manera de ejercer la medicina, de la misma manera que en su momento los ordenadores se incorporaron a nuestros despachos y nuestra práctica clínica. Por una parte, a través de la telemedicina, el m-health permitirá a nuestros pacientes realizar consultas no presenciales que ahorrarán tiempo y dinero a todos. Por otra, el big data y el machine learning darán lugar a un nuevo cuerpo de conocimientos que, en el caso de la Psiquiatría, permitirá mejorar nuestras habilidades diagnósticas y nuestra capacidad de predecir la respuesta a tratamientos. Son tiempos excitantes para investigadores, docentes y clínicos, y la reunión de Madrid vino a corroborarlo.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.