"La ansiedad materna es un factor que está relacionado con el TDAH"

Los hijos de madres con ansiedad moderada o alta en el embarazo tienen el doble de posibilidades de hiperactividad

El estudio registró niveles informados de algunos síntomas físicos de ansiedad, como sudoración, temblores, mareos e insomnio en 8727 madres.
"La ansiedad materna es un factor que está relacionado con el TDAH"
mié 18 septiembre 2019. 15.50H
Un gran estudio ha demostrado que los hijos de madres que sufren ansiedad durante el embarazo y en los primeros años de vida del niño tienen el doble de riesgo de tener síntomas de hiperactividad a los 16 años. Este trabajo se ha presentado por primera vez en el Congreso ECNP en Copenhague.

Los científicos saben que las condiciones fetales y de vida temprana pueden tener un efecto a largo plazo en la salud posterior. Ahora, un estudio de más de 3000 niños ha demostrado que la ansiedad materna está asociada con la hiperactividad en sus hijos, aunque el vínculo con otros síntomas de TDAH como la falta de atención es más tenue.

Se trata del 'Alspac', un proyecto a largo plazo con sede en Bristol, Reino Unido, que permite a los científicos rastrear cómo la salud de los niños cambia con el tiempo. El estudio registró niveles informados de algunos síntomas físicos de ansiedad, como sudoración, temblores, mareos e insomnio en 8727 madres en el período comprendido entre el embarazo temprano y su hijo que alcanza los cinco años de edad.

Los investigadores pudieron clasificar los niveles de ansiedad de las madres, según la frecuencia con la que las madres informaron signos de ansiedad física. En términos muy generales, las mujeres se incluían en la categoría de ansiedad baja, ansiedad media o ansiedad alta.

Después, verificaron el desempeño de los niños en las pruebas de atención (cuando alcanzaron los ocho años y medio de edad) y descubrieron que no había diferencia entre la atención de los niños, sin importar cuánta ansiedad hubieran sufrido sus madres. Sin embargo, hicieron la misma prueba en un grupo más grande, de 3.199 niños, a la edad de 16 años. Este mostró que había una diferencia significativa en los síntomas de hiperactividad según la ansiedad a la que había estado expuesta la madre.

No ocurre lo mismo con la falta de atención 


En promedio, un niño de una madre que había expresado ansiedad moderada o alta tenía aproximadamente el doble de probabilidades de mostrar síntomas de hiperactividad de una madre con poca ansiedad. Esto significa que el 11 por ciento de los niños de madres de "alta ansiedad" y el 11 por ciento de los niños de madres de "ansiedad moderada" mostraron síntomas de hiperactividad, mientras que el olo el cinco por ciento de los hijos de madres de "baja ansiedad" mostraron síntomas de hiperactividad.

Blanca Bolea ha sido quien dirigió el estudio cuando estaba en la Universidad de Bristol. Ahora es profesora asistente en la Universidad de Toronto en Canadá. "Es la primera vez que un estudio ha demostrado que la ansiedad está relacionada con la hiperactividad de un niño en la edad adulta, pero que la falta de atención no. Una interpretación es que algunos síntomas del TDAH están asociados con la ansiedad de la madre, pero no todos".

"En términos más generales -continúa-, muestra que el estrés que experimenta una madre puede aparecer en su hijo casi una generación más tarde. Vale la pena destacar que todas las madres informaron un aumento de la ansiedad durante el embarazo. Alrededor del 28 por ciento de las mujeres que analizamos mostraron un nivel medio o alto ansiedad. Controlamos la hiperactividad en 3199 niños en total y descubrimos que 224 de ellos mostraban signos de hiperactividad. La tasa de hiperactividad se había más que duplicado si la madre había sufrido ansiedad media o alta".

También ha explicado que "esta es una asociación", por lo que nopueden decir "al cien por cient que los síntomas de ansiedad en el embarazo y los primeros años de vida causen hiperactividad posterior, sino que otros efectos genéticos, biológicos o ambientales pueden estar en juego".

"Sin embargo, esta idea es apoyada por estudios en animales. No estamos seguros de por qué esto podría suceder. Podría ser que los niños están respondiendo a la ansiedad percibida en la madre, o podría ser que hay algún efecto biológico que causa esto, por ejemplo, las hormonas del estrés en la placenta que tienen un efecto en un cerebro en desarrollo. El TDAH es un trastorno comprometido, y no parece haber una sola causa, aunque sabemos que puede ser hereditaria. Este trabajo muestra que la ansiedad materna es un factor que está relacionado con el trastorno, pero necesitamos más investigación para confirmar esta y otras causas "
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.