25 abr 2019 | Actualizado: 19:25

Sanitas consolida su atención por videoconsulta: más de 2.000 citas en 2018

La demanda de este servicio se ha multiplicado por cinco respecto al año anterior

Iñañi Ereño, consejero delegado de Sanitas.
Sanitas consolida su atención por videoconsulta: más de 2.000 citas en 2018
lun 15 abril 2019. 13.50H
La digitalización ha irrumpido en el sector de la salud para modificar las fórmulas tradicionales de la Medicina, desde el tratamiento hasta la relación con el paciente. Como parte de esta disrupción, las videoconsultas se presentan como una de las soluciones digitales con mayor proyección en el ámbito asistencial y así lo evidencia la evolución observada por Sanitas en los últimos años. A cierre de 2018, la compañía registró un ocho por ciento de consultas digitales, una cifra que se ha multiplicado por cinco con respecto al año anterior y que supone alrededor de 2.000 citas virtuales al mes.

"Para proveer de la mejor atención médica también a través de estos nuevos canales, más de 160 médicos de la compañía han elaborado un documento que establece en qué situaciones el desarrollo de una videoconsulta se considera de utilidad o adecuado por especialidad", establece la aseguradora en un comunicado.

"El paciente que prueba la videoconsulta repite"



"El 70% de las consultas no requieren que el médico toque al paciente para realizar un diagnóstico" 


Según los datos de Sanitas, la mayoría de las videoconsultas se producen por teléfono y tienen una media de duración de ocho minutos. De acuerdo a un artículo publicado en The New England Journal of Medicine, los pacientes prefieren este canal de comunicación con su propio médico, que ya les trata (en el 70 por ciento de los casos, las videoconsultas tuvieron lugar con el médico habitual); además, tienen un altísimo índice de fidelidad, y es que nueve de cada diez pacientes que prueban la videoconsulta la repetirían.

“El paciente que prueba la videoconsulta, repite”, comenta Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas. En este sentido, las videoconsultas crecen a un ritmo exponencial en la compañía que se ha marcado como objetivo alcanzar un 25 por ciento de consultas por vídeo a finales de 2020. “Pensamos que es necesario que el doctor nos ausculte para identificar la dolencia, pero la realidad es que en el 70 por ciento de las consultas que realizamos en Sanitas no es necesario que el médico toque al paciente para realizar un diagnóstico”, afirma Domingo Marzal, director de Innovación y Estrategia Médica Digital de Sanitas.

Se calcula que de media se emplean tres horas para realizar una visita al médico tradicional, mientras que la mayoría de las videoconsultas se resuelven en 10 minutos desde cualquier dispositivo digital, como un smartphone, una tablet o un ordenador. Medicina general, Obstetricia y Ginecología, Psicología, Dermatología y Endocrinología, son las especialidades médicas que mayor número de consultas han registrado en los últimos años, junto a las Urgencias generales y pediátricas. “La videoconsulta es un servicio de gran utilidad que optimiza la visita al médico, ahorrando tiempo y desplazamientos, reduce las listas de espera y puede ofrecer nuevas posibilidades a personas que viven en zonas rurales o de difícil acceso a un centro hospitalario tradicional”, añade Ereño.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.