La rutina, elemento clave para combatir la demencia en las primeras etapas

Sanitas ofrece cinco consejos para mejorar los síntomas de esta patología

David Curto, responsable de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores.
La rutina, elemento clave para combatir la demencia en las primeras etapas
mar 13 agosto 2019. 12.50H
Sanitas ha ofrecido una serie de consejos para combatir la demencia en las etapas tempranas de la enfermedad. "Durante las etapas avanzadas de la vida, los cuidados deben llevarse a cabo tanto a nivel físico como cognitivo. Detalles como olvidar una fecha o qué se ha cenado el día anterior pueden no ser síntoma de una patología, pero desorientarse sin motivo aparente u olvidar nombres, podrían indicar el inicio de un problema de demencia que tienden a sufrir los mayores y que podría derivar en alzhéimer", afirman en cuanto al diagnóstico de la enfermedad.

“Cuando se llega a cierta edad es normal experimentar algunos descuidos u olvidos, pero se debe discernir entre el despiste ocasional y el problema médico”, afirma David Curto, responsable de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores.

La inseguridad que a veces padecen los mayores a causa de su edad, unida a un deterioro cognitivo, perjudica que respondan de manera efectiva a cualquier situación. Por ello, los expertos de Sanitas han elaborado esta guía de consejos cuyo objetivo es ayudar a prevenir o reducir los efectos de la demencia, principalmente, en las primeras etapas de su aparición.

1. Creación de rutinas: establecer un orden de horarios en el que se lleven a cabo las tareas cotidianas ayuda a reforzar el recuerdo y la memoria.

2. Lecturas diarias: cualquier texto es positivo para la estimulación de la reserva cognitiva y la plasticidad neuronal celular del cerebro, lo importante es que se realice habitualmente.

3. Ejercicio físico: una actividad tan sencilla como caminar más de 30 minutos colabora en la oxigenación del cerebro y rejuvenece las células.

4. Entorno social: los grupos de amigos son muy saludables a cualquier edad, pero especialmente para los mayores porque evitan el aislamiento, tan perjudicial en el cuidado de la memoria. Esto, acompañado de una actividad grupal como los juegos de mesa o las cartas, supone un punto adicional para mantener el cerebro en buen estado.

5. Consumo de vitamina B6: nueces, legumbres o cereales son alimentos ricos en esta vitamina y, por tanto, claves para reducir el deterioro cognitivo, por lo que se deben de incorporar en la dieta habitual del mayor.

Curto apunta que, en los casos de demencia, prevenir es fundamental, “la detección rápida es clave a la hora de tratar los casos de demencia. Si en las primeras etapas se reacciona eficientemente, se pueden disminuir los efectos de la enfermedad”. Como en cualquier tratamiento médico, el compromiso y constancia del paciente también resulta esencial para poder ver los efectos positivos. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.