Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:15
Empresas > Privada

HM Hospitales crea la Unidad de Investigación y Tratamiento de la Memoria

Pone el foco en la en el diagnóstico precoz, en la prevención y el tratamiento de los procesos neurológicos

Javier Olazarán, responsable de Unidad de Investigación y Tratamiento de la Memoria.
HM Hospitales crea la Unidad de Investigación y Tratamiento de la Memoria
Redacción
Martes, 06 de marzo de 2018, a las 13:40
HM Hospitales ha redoblado su apuesta por el tratamiento de las neurociencias de forma integral en AC HM Cinac con la puesta en marcha de la Unidad de Investigación y Tratamiento de la Memoria, con la que el grupo "cierra el abordaje de las enfermedades neurodegenerativas ya que entra a formar parte del Centro Integral de Neurociencias del centro que, bajo el lema ‘Memoria y Movimiento’ se ha propuesto revolucionar este campo terapéutico", según han informado en una nota.

La Unidad de Investigación y Tratamiento de la Memoria estará dirigida por Javier Olazarán y consolida a HM Cinac como "un centro de referencia mundial en la lucha por minimizar las manifestaciones motoras en la enfermedad de Parkinson mediante una técnica denominada subtalamotomía realizada por ultrasonido focal de alta intensidad (HIFU)".

La puesta en marcha de esta unidad hace que se complemente la actividad de HM Hospitales en este campo y trabaja ya en “la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento de procesos neurológicos que cursan con la pérdida de memoria u otro tipo de deterioro cognitivo”, señala el Olazarán.

Las nuevas técnicas de estudio del deterioro cognitivo que se ponen en marcha con esta unidad vienen a complementar la investigación dirigida a incidir de forma precoz en la evolución de las enfermedades neurodegenerativas (enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, etc.), que ya se viene desarrollando en HM Cinac mediante la aplicación de un tipo diferente de ultrasonidos, denominado LIFU (ultrasonido focal de baja intensidad) en patologías que hasta ahora tenían un escaso arsenal terapéutico a disposición de los pacientes y de los profesionales sanitarios.

En concreto y respecto al funcionamiento de la Unidad de Investigación y Tratamiento de la Memoria, Olazarán señala que este servicio “va dirigido a personas jóvenes, adultas o mayores que experimenten fallos de memoria u otro tipo de síntomas cognitivos: dificultad para la concentración, expresión verbal, razonamiento, orientación, u otros síntomas”.

A mayor edad, mayor riesgo

El interés de HM Hospitales por generar este nuevo servicio asistencial a sus pacientes nace de una realidad "evidente" en la sociedad actual como es la del envejecimiento paulatino de la población, fruto de la mejora en el estilo de vida y de los avances de la Medicina.

“Los trastornos de memoria y cognitivos crecen exponencialmente con la edad, hasta el punto de que un tercio de la población mayor de 80 años tiene deterioro cognitivo o demencia. En personas mayores la principal causa de deterioro cognitivo son los procesos neurodegenerativos, pero también pueden experimentar problemas cognitivos las personas jóvenes. En estos casos hay que descartar problemas psiquiátricos u otras enfermedades”, asegura Olazarán.

Es en este punto en el que el diagnóstico precoz y el conocimiento de los síntomas se vuelven esenciales para lograr un correcto abordaje de estas patologías, ya que el cerebro tiene una gran capacidad de regeneración y de compensación, pero esta capacidad se va perdiendo conforma aumenta la pérdida neuronal.

“Los problemas de memoria y cognitivos tienen infinidad de manifestaciones. A veces llamamos fallos de memoria a lo que son dificultades para mantener la concentración o fallos atencionales. Otras veces se trata más bien de dificultad para comprender el lenguaje, para expresarse, para organizarse o para orientarse. Muchas veces los problemas de memoria se asocian a tristeza, ansiedad, irritabilidad, apatía o cambios en el pensamiento. Es preciso entonces hacer una entrevista en profundidad y un estudio neuropsicológico para llegar hasta la raíz u origen del problema y así encontrar la solución”, señala Olazarán.