HLA Montpellier, pionera con su Unidad cardiológica deportiva infantil

Su objetivo es detectar precozmente cardiopatías congénitas en niños que realizan deporte

Imagen de la Unidad de Cardiología Infantil Deportiva.
HLA Montpellier, pionera con su Unidad cardiológica deportiva infantil
mié 30 octubre 2019. 11.30H
HLA Montpellier cuenta en su cartera de servicios con la primera Unidad de Cardiología Infantil Deportiva de Aragón. Su objetivo es detectar precozmente cardiopatías congénitas en niños que realizan deporte. Para ello, los especialistas recomiendan que niños y adolescentes, de 6 a 16 años, que practiquen deportes se realicen un reconocimiento médico.


Se recomienda realizar un reconocimiento médico cada dos años


Estos reconocimientos adquieren mayor importancia en aquellos niños que practican un deporte con un componente dinámico alto, como el atletismo, el fútbol, el baloncesto, el ciclismo, el esquí, etc, y aquellos en los que existe un riesgo mayor en caso de síncope, como el béisbol, la gimnasia, el patinaje o el golf.

Este reconocimiento, tal como explica la doctora Esther Aurensanz, cardióloga pediátrica de HLA Montpellier, debe incluir una historia clínica detallada con anamnesis y antecedentes personales y familiares de primer grado (padres y hermanos). Además, han de realizarse otras pruebas como un electrocardiograma, una ecografía cardiaca morfológica y funcional, así como una prueba de esfuerzo con monitorización continua. De este modo se puede evaluar el comportamiento eléctrico del corazón cuando el niño realiza un esfuerzo máximo y la posterior recuperación, emulando la práctica deportiva.

En el caso de que se detecte una alteración o existan antecedentes familiares de riesgo (cardiopatía congénita, miocardiopatías, etc.) se realiza un examen más profundo y un seguimiento con el tratamiento adecuado.

En este sentido, Auresanz recomienda hacer un chequeo previo al inicio de la actividad. “Todos tenemos muy interiorizado que para hacer deporte hay que comprar unas buenas zapatillas, ropa técnica, relojes… pero pocos estamos concienciados de la necesidad de pasar una revisión de nuestro corazón, antes de empezar a realizar cualquier práctica deportiva de forma habitual” asegura la cardióloga.


La muerte súbita y la actividad física


La actividad física es necesaria para un adecuado desarrollo de los niños, así como para la prevención de múltiples enfermedades crónicas, como obesidad, diabetes e hipertensión. Es más, recuerda la doctora Aurensanz, “a partir de los
6 años la Asociación Española de Pediatría recomienda que los niños realicen una actividad física de intensidad moderada a intensa, durante 30-60 minutos, a ser posible todos los días de la semana”. La especialista recomienda realizar un reconocimiento cada 2 años, así como dotar las instalaciones deportivas y centros educativos de personal formado en  reanimación cardiopulmonar, un equipo de desfibrilador de fácil acceso.

El riesgo cero de muerte súbita infantil no existe en Medicina, ya que existen patologías cardiacas que aparecen de manera evolutiva a lo largo del crecimiento, ya sean adquiridas o de causas genéticas que se manifiestan tardíamente. Además, hay causas extracardiacas de muerte súbita infantil, como pulmonares, o cerebrales. No obstante, descartada la existencia de patología estructural en el corazón y con una prueba de esfuerzo clínica y eléctricamente negativa, la posibilidad de sufrir un episodio de muerte súbita es mínima.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.