Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 18:00
Empresas > Privada

HLA Montpellier aborda los beneficios de los nuevos anticoagulantes

Tienen la misma eficacia, cuentan con mayor seguridad y comodidad

Alfredo Pérez Lambán, Carlos Aguilar y Fernando Ibarra.
HLA Montpellier aborda los beneficios de los nuevos anticoagulantes
Redacción
Lunes, 28 de mayo de 2018, a las 14:00
Carlos Aguilar, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Santa Bárbara, ha explicado, este domingo, los beneficios que tienen los nuevos fármacos anticoagulantes que no precisan de control periódico de laboratorio para pacientes con problemas cardiacos y trombosis. En el acto también han particiado Alfredo Pérez Lambán, director médico y gerente de la Clínica Montpellier, y Fernando Ibarra, cirujano.

Según Aguilar, este nuevo tipo de medicamentos se emplean en el ámbito clínico desde hace aproximadamente una década y su uso conlleva importantes ventajas con respecto a los anticoagulantes clásicos, como el conocidísimo Sintrom.

"Su eficacia en ningún caso es inferior y en algunos estudios es incluso superior", ha apuntado el ponente, dentro del programa 'Aula de Montpellier'. Además, son más seguros: "El riesgo de sufrir hemorragias sobre todo a nivel cerebral es un 50 por ciento inferior al que estábamos acostumbrados con los anticoagulantes clásicos", ha explicado el jefe de Servicio de Hematología y Hemoterapia.

El facultativo ha resaltado también la "comodidad" y "ventajas prácticas" que estos nuevos medicamentos tienen para los pacientes que toman anticoagulantes orales. La principal es la "ausencia de necesidad de controles de laboratorio", es decir, los pacientes no necesitan acudir al centro sanitario todos los meses para realizar un análisis de sangre y modificar la dosis en función de sus resultados, lo que "en ocasiones requiere estar atento a hábitos de vida y programación de fechas o viajes, sobre todo en personas con una edad laboral activa".

Poca interacción con las comidas

Además, mientras que "en los anticoagulantes tradicionales se producen muchas interacciones con las comidas y otras medicaciones que el paciente pueda tomar, con los anticoagulantes de acción directa, las interacciones con otros medicamentos son muy escasas y con las comidas prácticamente no existen", ha señalado Aguilar.

En la actualidad todas las sociedades científicas, guías médicas y las principales agencias regulatorias del medicamento a nivel internacional recomiendan a los pacientes para los que están indicados este tipo de nuevos anticoagulantes respecto a los clásicos por las ventajas que conllevan.

No obstante, Aguilar ha indicado que una de las principales ventajas de estos fármacos, la ausencia de necesidad de controles, puede ser también un inconveniente para el seguimiento del tratamiento por parte del paciente, ya que "el hecho de no necesitar controles hace que algunos pacientes se relajen y no tomen el medicamento, lo que puede repercutir en los resultados del tratamiento".

En este sentido, Aguilar ha insistido en que, aunque se trate de un tratamiento que no precisa de controles, la toma de anticoagulantes tiene siempre un riesgo hemorrágico. Por eso, ha instado a los pacientes a comunicar siempre a su médico de cabecera o especialista cualquier episodio hemorrágico que pueda sucederles y ser muy conscientes del tratamiento con el fin de evitar consecuencias no deseadas.