Halloween: una oportunidad para que los niños desdramaticen la muerte

Especialistas en Psicología de Quirónsalud explican que es una ocasión para abordar el tema

Paloma Carrasco, psicóloga de Quirónsalud Sagrado Corazón.
Halloween: una oportunidad para que los niños desdramaticen la muerte
mié 30 octubre 2019. 11.00H
Se acerca el día en que todos los años, los vivos recordamos a los muertos, antes con flores, oraciones y visitas al cementerio y ahora además con la ya introducida en nuestra cultura fiesta de Halloween.

Paloma Carrasco, psicóloga de Quirónsalud Sagrado Corazón, explica que “en el caso de los niños, el hecho de disfrazarse, pedir caramelos y tratar de dar sustos a los demás, les puede ayudar a abordar el tema de la muerte de manera más relajada, pero sobre todo, de acercarse a ella, de poder hablar sobre el tema, desdramatizando y superando miedos”.

En opinión de la especialista “es un error vivir como si la muerte no existiera y lo es también tratar de ocultársela a los niños”. De hecho, apostilla, “poder abrir canales de comunicación cómodos para un niño es sano y necesario”.

Recomendaciones de la psicóloga



"Un niño puede ser infantil, pero no es tonto, va formando sus propios juicios sobre la realidad"


No obstante, según la especialista, siempre hay que tener cuidado con las distintas sensibilidades y edades pues para algunos niños puede ser peor el remedio que la enfermedad y pasar la noche de Halloween sufriendo pesadillas. En general el niño se tomará a broma todo esto y su interés principal, simplemente será, pasar una noche divertida.

Paloma Carrasco aconseja aprovechar la fiesta de Halloween para hablar de los seres queridos que ya no están con nosotros, como en la película Coco, que sirva este acercamiento al mundo de los muertos como homenaje y no solo como diversión. Sobre todo, “para afrontar con naturalidad el tema de la muerte y de la vida” insiste.

Es imprescindible que tratemos el tema con cierta profundidad, aclara Carrasco, “aprovechar algún recurso, imagen o símbolo, para conversar, y no quedarnos solo en el aspecto ridículo o cómico del asunto”. Asimismo, expone que evitar el dolor y el sufrimiento a los niños, a toda costa es un problema, además facilita la aparición de temas tabúes que a largo plazo pueden hacer mucho daño. Aconseja a los adultos ser naturales y sinceros, “un niño puede ser infantil pero no es tonto, va formando sus propios juicios sobre la realidad, y si no abrimos puertas de comunicación, para las dudas y las preguntas existenciales, aumentaremos su sensación de miedo e inseguridad”, concluye la psicóloga.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.