GenesisCare mejora la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama

La compañía apuesta por el mantenimiento de la respiración en inspiración profunda se aplica en radioterapia

Graciela García, oncóloga radioterápica en GenesisCare.
GenesisCare mejora la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama
jue 16 enero 2020. 12.05H
GenesisCare, con el "propósito de no solo proporcionar el mejor tratamiento si no también la mejor calidad de vida posible ofrece una innovadora técnica a aplicar en el tratamiento para el cáncer de mama". Se trata de la inspiración profunda mantenida (DIBH, por sus siglas en inglés) es una técnica en la que se realiza una respiración profunda y se mantiene mientras se administra la radioterapia, cuando la mama está más alejada del corazón.

Por este motivo, esta técnica es especialmente recomendable para tratar el cáncer de mama izquierda puesto que se reduce la exposición del corazón a la radiación, ayudando a minimizar las posibles complicaciones cardíacas.


Esta técnica reduce la probabilidad de desarrollar alguna alteración cardiaca


El tratamiento actualmente se aplica en el centro de GenesisCare del Hospital San Francisco de Asís y, según las primeras estimaciones realizadas por especialistas de la compañía, se espera que la aplicación de esta técnica ofrezca “muy buenos resultados en las pacientes”, puesto que se ha observado que las que han sido tratadas de cáncer de la mama izquierda tienen más probabilidades de desarrollar alguna alteración cardiaca en el futuro, que las que se han tratado de un tumor en la mama derecha.

“Con esta técnica esa probabilidad se reduce por lo que se mejora la calidad de vida de nuestras pacientes”, explica Graciela García, oncóloga radioterápica en GenesisCare, quien además destaca la innovación que supone la técnica de inspiración profunda mantenida en los tratamientos de cáncer de mama: “La introducción de esta técnica es todo un avance en la atención a las pacientes con cáncer de mama, ya que logramos mejorar la efectividad reduciendo los posibles efectos secundarios derivados de la radiación”.

Efectos que, como apunta Asín Cardiel, cardiólogo, “se suelen detectar a largo plazo, no inmediatamente tras el tratamiento, y, por tanto, es importante que llegue la menor radiación posible al corazón aprovechando el desplazamiento de estos órganos durante la inspiración profunda. La DIBH es una técnica muy recomendable porque, a pesar de que es muy novedosa, ya hay estudios, donde se evidencia que existe una mejoría en la reducción de los daños cardiacos y en el trayecto de las propias arterias coronarias”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.