Murillo: “El sector privado debe formar parte de la solución a los problemas del sistema”

“La excelencia y la calidad asistencial son las mejores vías para consolidarnos”

mié 26 junio 2013. 22.30H

Carlos Cristóbal / Imagen: Adrián Conde. Madrid
Javier Murillo es una de las voces más autorizadas del panorama sanitario español. Con experiencia previa en consultoría y medios de comunicación, ejerce desde el año 2000 como director general de la principal aseguradora del país, SegurCaixa Adeslas, que sigue creciendo a pesar de los efectos de la crisis. Hombre tranquilo y dialogante, asume ahora “encantado y con mucha ilusión” la Presidencia del Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), del que alaba que se ha convertido en “interlocutor” del sector privado. Murillo, que ostentará el cargo durante los dos próximos años, espera en ellos contribuir a que la sanidad privada se convierta en un actor importante dentro de la restructuración del sistema sanitario que considera “necesaria” para asegurar su sostenibilidad.

Murillo afronta "encantado y muy ilusionado" su nuevo cargo.

Lo primero de todo es darle la enhorabuena por su reciente nombramiento. ¿Satisfecho?

Muchas gracias. La verdad es que sí, muy satisfecho. Estoy encantado y muy ilusionado ante el trabajo que empezamos.

El IDIS tiene tres años de vida, en los que ha conseguido aglutinar a la mayor parte del sector sanitario privado. ¿Accede a la presidencia de una institución plenamente asentada que comienza una nueva etapa?

Yo creo que IDIS ha tenido una fase de desarrollo y crecimiento muy rápido y bien articulado. Se ha convertido en una institución clave y un interlocutor válido de la sanidad privada en el mundo sanitario general de nuestro país. Ahora tenemos que pasar de ese periodo de desarrollo y crecimiento a otro de mayor consolidación. Ese es uno de los principales objetivos que yo me marco de cara a esta nueva etapa.

Una nueva etapa que viene marcada por tener un mandato de dos años de duración en vez del uno, como había venido siendo habitual. ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentará a lo largo de su presidencia?

Yo creo que los retos van a ser muy variados porque el sistema sanitario español actualmente vive un periodo de transformación. Eso nos va a obligar a estar muy atentos a lo que vaya sucediendo.

Desde el punto de vista de los objetivos que nosotros nos planteamos, básicamente queremos consolidar la labor que IDIS ha venido realizado hasta ahora e impulsar todas aquellas cosas que se han realizado con acierto. Por otra parte, queremos proponer modelos de colaboración que ayuden a la consolidación del sistema sanitario español en la búsqueda de la eficiencia. Y por último, estamos convencidos de que también tenemos que ser impulsores de que las instituciones pertenecientes al IDIS tengan en la calidad y la excelencia una verdadera seña de identidad, a efectos de que el sector sanitario privado sea, efectivamente, comparable en términos nacionales e internacionales con cualquier otro operador.

Tras una fase de desarrollo, el IDIS afronta en esta nueva etapa su consolidación.

Murillo detalla los objetivos que perseguirá durante su mandato.

A lo largo de estos tres años han presentado diversos informes y estudios. ¿Se plantean nuevos proyectos de este tipo mientras sea presidente?

Vamos a dar continuidad a los estudios que se vienen llevando a cabo hasta ahora, que yo creo que se han consolidado como trabajos imprescindibles para entender el sistema sanitario privado. Además de ello, estamos trabajando en un sistema prospectivo, tipo delphi, que se presentará a finales de año y en el que pretendemos analizar cuáles son las perspectivas que tiene el sistema sanitario en el nuevo entorno en el que nos estamos desenvolviendo para la sanidad privada.

El nuevo presidente del IDIS, durante un momento de la entrevista.

Ese entorno está marcado, tanto en el ámbito privado como en el público, por la delicada coyuntura económica que estamos viviendo. ¿Cuál el papel que, a su juicio, debe jugar el sector privado, en la solución de los problemas actuales?

Nosotros aspiramos a que el sector sanitario privado forme parte de la solución de lo que tiene que ser el modelo futuro del sistema sanitario español. Nos enfrentamos a problemas muy significativos para mantener las prestaciones sanitarias a todos los ciudadanos y creo que hay que contar con el esfuerzo y las capacidades de todos. La sanidad privada de este país es una industria con muchas fortalezas, mucha solvencia y mucha eficacia. Hay muchos modelos de colaboración que pueden ayudar a formar un sistema sanitario desarrollado, integrado como dice nuestra institución, y en el que se cuenta con la sanidad privada para alcanzar ese objetivo de ser cada vez más eficiente.

Uno de los objetivos que ha señalado es la propuesta de nuevas iniciativas de colaboración público-privada. ¿Trabajan ya en alguna propuesta concreta?

Lo que nosotros decimos es que hay muchos países de nuestro entorno, países desarrollados, que cuentan con la sanidad privada como un elemento fundamental en la resolución de los problemas sanitarios del país. A nosotros nos gustaría que los responsables políticos, que son los que finalmente tienen que tomar decisiones en este sentido, cuenten con la iniciativa privada como parte de la solución.

Queremos ser un agente amigo que ayude a resolver los problemas sanitarios del futuro. Hay muchas experiencias que pueden ser analizadas y debatidas para aprovecharse como parte de la solución de los problemas que tenemos planteados. Nuestra obligación consiste en ponerlas encima de la mesa para debatirlas, discutirlas y esperar que se tengan en cuenta a la hora de diseñar el modelo futuro.

El presidente del IDIS analiza cuál debe ser el papel de la sanidad privada.

Murillo, favorable a la extensión de la historia clínica electrónica a centros privados.

Uno de tradicionales caballos de batalla ha sido la colaboración entre los sectores público y privado. Precisamente en ese sentido, la ministra Mato ha anunciado que se valorará la posibilidad de extender a los centros privados el sistema de historia clínica electrónica. ¿Qué significaría eso para el sector?

A mí me parece que se trata de una iniciativa muy importante y muy interesante. Creo que los dos sistemas, el público y el privado, no pueden vivir el uno a espaldas del otro. Si queremos ser verdaderamente eficientes tenemos que ser capaces de utilizar todos los recursos de una forma coordinada e integral. El poder utilizar el sistema de historia clínica electrónica, tanto por parte de la actividad sanitaria pública como la privada, ayudaría a reducir costes, mejorar eficiencias, reducir tiempos de espera…En el fondo, hacer más eficiente y accesible para todos los ciudadanos.

Sobre ese mismo tema, ¿qué opina de las voces que han surgido advirtiendo que en casos de llevarse a cabo la medida se podría incurrir en un delito por vulnerar la confidencialidad de los datos clínicos?

Yo creo que este tipo de iniciativas tienen que tomarse respetando la legislación. Desde luego, habrá que tener en cuenta la protección de datos y la accesibilidad a la información, que en el fondo es propiedad del propio paciente. Será necesario contar con todas las garantías legales. Es algo que hay que hacer. Y debemos hacerlo bien y con cuidado. Pero el objetivo que perseguimos es de dar un mayor alcance y conseguir mejores eficiencias y mejor calidad en la prestación del servicio, por lo que estoy seguro de que esos problemas legales tendrán algún punto de solución.

La excelencia entre los centros del IDIS se encuentra entre sus prioridades.

Otro de los aspectos que el IDIS siempre ha defendido es el modelo Muface, que también está de actualidad por la negociación de un nuevo concierto a partir de 2014.

La novedad se encuentra en que en Muface se esperaba una prórroga del concierto actual, y parece ser que por problemas de tipo presupuestario su Dirección General se ha planteado no hacerlo para establecer un concierto nuevo. Todavía es un poco pronto, porque lo cierto es que no tenemos mucha información. No obstante, lo relevante es que la voluntad política, según se nos ha transmitido, es de mantenimiento del modelo, y me parece muy relevante.

También resulta muy relevante que un modelo de estas características debe tener un equilibrio entre la financiación que recibe y las prestaciones que hay que dar. Si hay problemas presupuestarios, como todos sabemos, el proceso de consolidación de las cuentas públicas nos obliga a todos a apretarnos el cinturón, tendremos que hacerlo de una forma equilibrada, de modo que la financiación y los costes asociados a la prestación que puede darse con esa financiación también tengan un equilibrio.

En el instituto se ha abogado por la ampliación de ese modelo a otros colectivos como los de funcionarios autonómicos, provinciales o municipales. ¿Qué se ganaría con ello?

Esa sería una medida muy importante que ayudaría, aún más, a la consolidación del modelo. El colectivo de funcionarios actualmente es muy cerrado por la falta de ofertas de empleo público. No entra gente nueva, y eso representa un progresivo envejecimiento de la población perteneciente al modelo y hace cada vez más difícil el sostenimiento económico de esas prestaciones sanitarias. Yo creo que abrirlo a otros colectivos ayudaría a que el modelo se consolidase y le daría más garantías de cara al futuro.

Para finalizar nos gustaría que hiciera un ejercicio de predicción y nos cuente qué balance le gustaría hacer al final de su mandato.

Me gustaría, fundamentalmente, que hubiésemos conseguido dos cosas. La primera, que la sanidad privada se constituyese como un elemento importante en la definición del modelo sanitario de futuro en España, de modo que formásemos claramente parte de la solución de los problemas que tenemos a futuro para poder dar una asistencia de calidad a todos los ciudadanos.

En segundo lugar, querría que todas las instituciones del IDIS hubiesen adaptado la excelencia y la calidad en el servicio como seña de identidad a la hora de realizar su actividad sanitaria. Este aspecto resulta muy importante, porque creo que es la mejor forma de consolidar al sector sanitario privado como un jugador verdaderamente importante y relevante en el panorama sanitario español.