19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 19:30
Especialidades > Pediatría

Una 'app' para el móvil monitoriza a los niños con enfermedades crónicas

La herramienta permite medir de forma continua y precisa la temperatura corporal o la frecuencia cardiaca

A la izquierda, Jaime Lloret, y a la derecha Sandra Sendra.
Una 'app' para el móvil monitoriza a los niños con enfermedades crónicas
Redacción
Martes, 26 de septiembre de 2017, a las 12:30
Investigadores de la Universitat Politècnica de València -pertenecientes al Instituto IGIC del campus de Gandia- y de la Universidad de Granada han ideado un nuevo sistema inteligente para la monitorización de niños que puedan sufrir alguna enfermedad crónica, como por ejemplo el asma.

La herramienta se basa en un pequeño dispositivo portátil, conectado a un teléfono inteligente, que permite medir de forma continua y precisa parámetros como la frecuencia cardiaca o la temperatura corporal, entre otros, lo que ayudaría a padres, maestros y médicos a estar informados en todo momento sobre el estado del niño.

Según explican los investigadores, la tecnología está controlado por un algoritmo inteligente que permite detectar de manera autónoma si un parámetro ha excedido un umbral, "lo que podría implicar una emergencia". La conexión entre el dispositivo portátil y el móvil se realiza mediante bluetooth, mientras que el teléfono inteligente estaría conectado a los progenitores a través de la red móvil.

El innovador método realiza un procesado de información, en el que se fusionan y combinan los datos procedentes de todos los sensores y equipos, los procesa y empaqueta, analizándola de manera conjunta para determinar si existe alguna situación que precise asistencia.

En palabras del director del Instituto IGIC del campus de Gandia de la UPV, Jaime Lloret, esto permite "obtener respuestas más fiables cuando se detecten situaciones de emergencia" y si se advierte alguna anomalía, el sistema envía una alerta a los padres, maestros y médicos que estén a cargo de su cuidado.

Entre sus ventajas, los científicos señalan que destaca fundamentalmente porque ayuda a reducir el número de falsos positivos, aumentando la fiabilidad con respecto a los sistemas existentes.

Además, no está ligado a un fabricante, es decir, se puede emplear con cualquier teléfono, únicamente se requiere que tenga bluetooth e instalar la aplicación desarrollada. Por ello, podría resultar "más económico y al alcance que cualquier familia", ha destacado.

Por su parte, según la investigadora de la Universidad de Granada, Sandra Sendra, "se puede mejorar la atención médica y disminuir el número hospitalizaciones de niños, cuando se produzcan episodios de estas enfermedades crónicas o acortar estancias hospitalarias, gracias a la rápida atención del niño".

Actualmente, la UPV y la UGr están colaborando con varios hospitales de la Comunitat Valenciana para llevar a cabo su implementación para el seguimiento de pacientes crónicos.