22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 21:35
Especialidades > Pediatría

Pediatría cree que es "tarde" para que el Gobierno fomente la natalidad

España experimenta la mayor caída de nacimientos desde 2002

Concepción Sánchez Pina y Serafín Málaga, presidentes de los pediatras de Atención Primaria y de la Asociación Española de la especialidad, respectivamente.
Pediatría cree que es "tarde" para que el Gobierno fomente la natalidad
Lunes, 06 de marzo de 2017, a las 14:30
El Gobierno fomentará la natalidad con una campaña publicitaria en los medios a raíz del acusado descenso registrado desde hace años en el número de nacimientos, razón de que a los pediatras la medida les parezca “fundamental, algo tardía pero bienvenida en cualquier caso”.

Así lo han ratificado a Redacción Médica tanto la presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap), Concepción Sánchez Pina, como el presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Serafín Málaga.

Ninguno de los dos pone más peros a la noticia –que ha trascendido tras aprobarse el Plan 2017 de Publicidad y Comunicación en el pleno del Consejo de Ministros del 3 de febrero– que su tardanza, avalada por datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) como que el país registró en 2015 la cifra más baja de nacimientos desde 2002, y que, en el primer semestre de 2016, ese mismo cálculo bajó un 4,6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, por citar solo algunas de las últimas estadísticas disponibles para los especialistas.

“Las condiciones para tener hijos en este país son claramente desfavorables para los padres, que carecen de recursos suficientes para mantenerlos; las bajas laborales también deben durar más y la situación, en general, en España para tener descendencia no es mejor que en otros países de su entorno”, ha denunciado Sánchez Pina, quien se identifica con el problema “como pediatra y como madre”.

Mismo diagnóstico más “los riesgos biológicos”

Para Málaga el diagnóstico no resulta diferente. Desde su punto de vista, resulta obvio que, si los jóvenes no se independizan hasta finales de la veintena de edad o incluso más tarde, “mucho menos se van a plantear tener hijos”.

Más allá de los factores sociales y antropológicos, como el hecho de que tener vástagos con 40 años hará que los padres vivan su adolescencia “en peores condiciones al tener más de la cincuentena”, también existen “más riesgos biológicos” cuando se tienen los hijos a edades más tardías.

“Ahora bien, debo dejar claro que, hoy día, esos riesgos son mínimos porque están muy controlados con los avances médicos, tanto los que se refieren al feto como los que atañen a la madre, y eso es algo que estamos viendo todos los días”, ha aclarado el presidente de la AEP.

Málaga ha puesto especial énfasis, en todo caso, en el “drama” social que supone la ausencia de nacimientos, “como se aprecia, por ejemplo, en Asturias, unas de las autonomías donde resulta más notoria la falta de reemplazo generacional en una población cada vez más envejecida”.

Un apunte por desgracia extrapolable a toda España, país en especial perjudicado por este grave problema, ha recalcado Sánchez Pina.