10 dic 2018 | Actualizado: 14:15

Las siestas mejoran la "memoria emocional" en los niños

Según una investigación, el sueño también influye en cómo los pequeños controlan los impulsos

Los pequeños que dormían una siesta de 70 minutos tenían mejor memoria emocional.
Las siestas mejoran la "memoria emocional" en los niños
lun 24 septiembre 2018. 13.10H
Redacción
Para generar y recordar firmemente una situación emocional, también conocida como "memoria emocional", los niños necesitan una larga siesta y sueño de calidad la noche siguiente, tal y como sugiere una nueva investigación publicada en Scientific Reports.

Posiblemente, la combinación de tal sueño también ayude a los niños a establecerse y evitar las altas vertiginosas y los ‘bajones’ pronunciados de la niñez temprana, tal y como ha manifestado a Medscape la autora principal, Rebecca Spencer, de la Universidad de Massachusetts, en Amherst, Estados Unidos. Es decir, que la "carga emocional" de una memoria no procesada podría afectar no solo la memoria, sino también al control de los impulsos y la gravedad con la que los niños reaccionan a los estímulos.

En el estudio, los beneficios no se mostraron inmediatamente después de la siesta. Sin embargo, los menores de 2 a 5 años que tomaron una siesta durante un promedio de 70 minutos seguidos del sueño nocturno, tuvieron un mejor recuerdo de la memoria emocional al día siguiente, en comparación a los que solo dormían durante la noche y no se echaban una siesta. Estos últimos también mostraron una "disminución" significativa en sus recuerdos 24 horas después.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.