Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Especialidades > Pediatría

La vacuna del sarampión eleva la supervivencia infantil en todas las causas

Evaluaciones previas sugiere que estas vacunas pueden proporcionar otros beneficios para el menor

Según el estudio, estas vacunas ayudan a reducir la mortalidad infantil.
La vacuna del sarampión eleva la supervivencia infantil en todas las causas
Redacción
Martes, 13 de febrero de 2018, a las 17:40
Los hallazgos, publicados en el diario de acceso abierto 'Frontiers in Public Health', sugieren que la vacunación contra el sarampión en la secuencia recomendada puede haber sido una contribución importante para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio 4 de reducir la mortalidad infantil.

El sarampión, junto con la tuberculosis, la difteria, el tétanos, la tos ferina y la poliomielitis, es una de las seis "enfermedades mortales" infantiles a las que se dirigen los programas de inmunización masiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además de proteger contra estas patologías, evaluaciones previas sugieren que estas vacunas de rutina pueden proporcionar otros beneficios que ayudan a reducir la mortalidad infantil.

Algunos estudios también sugieren que la secuencia de administración de vacunas podría ser importante. En particular, se demostró que la mortalidad infantil era menor cuando la vacuna contra el sarampión se suministraba después de la tercera vacunación contra difteria, tétanos y tos ferina (DTP3), según lo recomendado por la OMS, en comparación con antes de DTP o administrada junto con DTP.

El último estudio amplía esto para ver si la mortalidad por todas las causas es menor cuando la inmunización más reciente de un niño es una vacuna contra el sarampión. Usando datos de vacunación y supervivencia de rutina para más de 38.000 niños durante un periodo de 17 años en el norte de Ghana, los científicos evaluaron las diferencias de mortalidad entre los niños vacunados contra el sarampión después de la vacuna DTP3 y los que no fueron vacunados contra el sarampión. Se evaluó la supervivencia en dos momentos: dentro de los primeros 12 meses tras la evaluación inicial del estado de vacunación y hasta los 5 años de edad.

Así mismo, los investigadores encontraron que, en comparación con los niños no vacunados contra el sarampión, las tasas de supervivencia de los niños vacunados frente al sarampión aumentaron en un 28 por ciento en los primeros 12 meses de seguimiento y 18 por ciento a los cinco años de edad. Este efecto todavía estaba presente cuando los niños que habían muerto de sarampión se excluyeron del análisis, lo que indica que la vacuna contra el sarampión tiene efectos beneficiosos más allá de la prevención directa del sarampión.