Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Especialidades > Pediatría

La Fe y la UPV crean un software que mide la deformación craneal en bebés

Este nuevo sistema permitirá conseguir una cantidad mayor de información que las mediciones lineales

El director del Grupo de Investigación en Fotogrametría y Láser Escáner (GIFLE) de la UPV, José Luis Lerma.
La Fe y la UPV crean un software que mide la deformación craneal en bebés
Redacción
Miércoles, 21 de junio de 2017, a las 10:50
Personal investigador de la Universitat Politècnica de València (UPV) y el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) han desarrollado un nuevo sistema de bajo coste y no invasivo, basado en el uso de teléfonos inteligentes, para medir la deformación craneal en lactantes, desde neonatos hasta bebés de 12 meses. Utilizando su smartphone los profesionales médicos podrán saber, en muy pocos pasos, el grado de deformación del cráneo de cada bebé de una manera totalmente objetiva. El trabajo ha sido publicado en la revista World Neurosurgery.

La deformación craneal, incluyendo la plagiocefalia posicional, braquicefalia y craneosinostosis, afecta a un gran número de lactantes. A pesar de ello, según destacan en esta investigación, no existen normas establecidas para su evaluación sistemática.

"Por lo general, se mide manualmente utilizando calibres, pero no existe un consenso sobre la idoneidad de estas mediciones para representar correctamente la deformación. Otras metodologías incluyen fotografía 3D y escáneres radiológicos, si bien requieren la sedación del bebé y la aplicación de radiación ionizante, así como una alta inversión en equipamiento", explica el profesor José Luis Lerma, director del Grupo de Investigación en Fotogrametría y Láser Escáner (GIFLE) de la UPV.

El sistema desarrollado por el grupo de investigación valenciano es totalmente inocuo para el bebé, combina fotogrametría y modelado 3D y se basa en la grabación de un vídeo del cráneo del lactante con un smartphone. Del vídeo se extrae una cantidad de frames determinada y con ellos se genera el modelo 3D de la cabeza del bebé con gran precisión.

"A partir de ese modelo, generamos un segundo modelo con lo que sería la cabeza ideal de ese bebé, para lo que aplicamos un novedoso algoritmo. Se comparan ambos modelos y se ve si existe o no deformación y el nivel de afección en cada caso, representado de una manera muy visual mediante colores en función del grado de deformación", añade Inés Barbero García, investigadora también del grupo GIFLE-UPV.

Hasta ahora, las evaluaciones craneométricas quedaban expuestas a un alto índice de variabilidad inter e intraobservador, y los sistemas que proporcionan una información fiable resultaban muy poco accesibles debido a su elevado coste o a los efectos adversos que implican para cada paciente. "La aplicación de la fotogrametría 3D en las deformidades craneales con el uso de teléfonos móviles abre verdaderamente un nuevo paradigma en la caracterización de estas enfermedades", apunta Pablo Miranda, neurocirujano pediátrico del Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

Así, esta solución fotogramétrica 3D proporcionará en un futuro, a cualquier especialista, una cantidad mucho mayor de información que las mediciones lineales realizadas en la consulta.