La cirugía para espina bífida en fetos es beneficiosa durante toda la niñez

Realizan un estudio longitudinal sobre 161 niños mide el impacto a largo plazo de esta intervención

John W. Brock III, autor del estudio.
La cirugía para espina bífida en fetos es beneficiosa durante toda la niñez
lun 27 enero 2020. 17.40H
Los beneficios de la cirugía fetal para reparar la espina bífida, un procedimiento iniciado por primera vez en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (VUMC) en Estados Unidos en 1997, continúan hasta la edad escolar, según ha informado un estudio de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Los niños que se sometieron a cirugía fetal para reparar un defecto congénito común de la columna tienen más probabilidades de caminar de forma independiente y tienen menos cirugías de seguimiento en comparación con los que se someten a la cirugía correctiva tradicional después del nacimiento, según la investigación financiada por el Instituto Nacional del Niño Salud y Desarrollo Humano (Nichd) del NIH.

El estudio longitudinal fue sobre 161 niños a los que se les realizaron operaciones de espina bífida por mielomeningocele, el defecto congénito más común en el sistema nervioso centra. Estas cirugías se realizaron en los tres centros que participaron en el 'Estudio original de Manejo del mielomeningocele' (MOMS): VUMC, Children's Hospital of Philadelphia y Universidad de California, San Francisco.

Una anomalía congélita 


El mielomeningocele es la forma más grave de espina bífida, es una anomalía congénita compleja que resulta de un cierre incompleto del tubo neural temprano en el desarrollo embrionario. Ocurre en aproximadamente uno de cada 1.500 nacimientos en los Estados Unidos y da como resultado que una sección de la médula espinal y los nervios espinales estén expuestos a través de una abertura en la espalda.

Antes de 1997, las reparaciones se realizaban después del nacimiento. La cirugía Vanderbilt de 1997, realizada por los médicos Noel Tulipan y Joseph Bruner, introdujo la capacidad de hacer las reparaciones en el útero.


"Este estudio confirma que el cierre prenatal conduce a una mejor movilidad y funcionamiento independiente"


En un estudio anterior de 'MOMS', realizado entre 2003 y 2010, el objetivo era inscribir a 200 pacientes, pero los Institutos Nacionales de Salud finalizaron el ensayo temprano después de 183 cirugías, con base en evidencia clara de que la cirugía prenatal fue efectiva. El ensayo anterior encontró que la cirugía fetal redujo la necesidad de una derivación en casi un 30 por ciento y mejoró significativamente las posibilidades de que el niño pueda caminar.

"Esta es una cohorte de pacientes realmente única", ha explicado John W. Brock III, vicepresidente Senior de Servicios de Cirugía Pediátrica en el Hospital de Niños Monroe Carell Jr en Vanderbilt, profesor y cirujano jefe emérito y autor del estudio.

"Vanderbilt ha tenido un papel primordial en este estudio muy importante. Este estudio confirma que el cierre prenatal conduce a una mejor movilidad y funcionamiento independiente y a una menor necesidad de derivación peritoneal ventricular. Hemos seguido a estos niños y madres durante 17 años y esto es una continuación de ese seguimiento a largo plazo. Esa es la singularidad de esto, el mero hecho de que hemos podido hacer esto durante tanto tiempo", ha señalado.


Evaluaron el impacto a largo plazo


El estudio actual, que se ha publicado en la revista Pediatrics, ha evaluado los impactos a largo plazo de la cirugía prenatal en comparación con la reparación postnatal estándar en niños una vez que alcanzaron la edad escolar.

De los 161 niños que participaron, 79 habían sido asignados a cirugía prenatal y 82 a cirugía tradicional. Los niños en el grupo de cirugía prenatal caminaron de forma independiente con más frecuencia que los del grupo de cirugía tradicional (93 frente al 80 por ciento). Y aquellos en el grupo de cirugía prenatal también tuvieron menos ubicaciones de derivación para hidrocefalia (acumulación de líquido) en el cerebro (49 frente al 85 por ciento) y menos cirugías para reemplazar las derivaciones (47 frente al 70 por ciento).

El grupo prenatal también obtuvo una puntuación más alta en una medida de habilidades motoras, pero los dos grupos no diferían significativamente en una prueba que midió la capacidad de comunicación, las habilidades de la vida diaria y las habilidades de interacción social.

"La cirugía prenatal para el mielomeningocele conlleva beneficios y riesgos, en comparación con la cirugía posnatal tradicional. Este estudio proporciona información importante para los médicos con pacientes que están considerando la cirugía prenatal, ha explicado Menachem Miodovnik, de la División de Embarazo y Perinatología del NICHD, en un comunicado de prensa.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.