Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:20
Especialidades > Pediatría

El sueño causa un quinto de los problemas de conducta de los niños

Sin embargo, el 20 por ciento de los pediatras no pregunta sobre sueño en los controles de salud

El primer año de vida es crucial para adquirir patrones de sueño.
El sueño causa un quinto de los problemas de conducta de los niños
Redacción
Viernes, 21 de octubre de 2016, a las 12:30
Un 30 por ciento de los niños y adolescentes padecerá alguna alteración relacionada con el sueño en su desarrollo, según han manifestado los especialistas reunidos en el XXX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap). El sueño, que ha centrado el primer curso precongreso, juega, según los pediatras, un papel fundamental en muchas esferas del desarrollo infantil. De hecho, uno de cada cinco problemas de comportamiento infantil está causado por alteraciones del sueño.

Los profesionales de Atención Primaria son fundamentales a la hora de detectar estos posibles problemas y tratarlos, ya que son los primeros consultados por los padres que buscan consejo y tratamiento para niños y adolescentes. Sin embargo, estudios recientes apuntan a un posible infradiagnóstico de estas problemáticas, ya que el 20 por ciento de los pediatras no preguntan sobre sueño en los controles de salud.

Otra de las cuestiones expuestas en el curso ha sido la importancia del primer año de vida a la hora de adquirir patrones de sueño. Está comprobado que los niños que duermen de forma autónoma tienen menos despertares con reclamo. Los primeros seis meses de vida, un bebé dormirá hasta 17 horas pero lo hará en ciclos de tres y cuatro horas. No será hasta los seis o siete meses de edad cuando los niños consigan un ritmo de sueño nocturno continuado.

Según los especialistas, el buen dormir es la combinación de leyes biológicas, el apego y la actitud de la familia. Cada persona tiene unas necesidades individuales de sueño y no existen datos absolutos sobre cuántas horas diarias debe dormir un niño o un adolescente, pero sí hay unas recomendaciones para una salud óptima, que vienen de la mano de la Academia Americana de Medicina del Sueño (AAMS) y que establecen que un bebé entre cuatro y 12 meses de edad debería dormir de 12 a 16 horas diarias; de uno a dos años, de 11 a 14 horas diarias; de tres a cinco años, de 10 a 13 horas; de seis a 12 años, de nueve a 12 horas; y de 13 a 18 años, de ocho a 10 horas de sueño diarias.