El XI Encuentro de Parlamentari@s de la Sanidad debate sobre el futuro de estos centros de personas mayores

Residencias postCovid-19: apuesta por potenciar los cuidados intermedios
Arriba: Jesús Cubero y Alejandro Vázquez. Abajo: Serafín Romero, Marta Marbán y Antonia Martín.


30 nov 2020. 09.10H
SE LEE EN 7 minutos
El undécimo Encuentro Global de Parlamentarios de Sanidad, organizado por Redacción Médica, ha abordado la situación del espacio sociosanitario en tiempos de Covid-19.

Una mesa que ha sido moderada por Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. Asimismo, como ponentes han aportado sus ideas Jesús Cubero, secretario general de la Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad (Aeste); Marta Marbán, portavoz adjunta de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid; Antonia Martín, miembro de Unidas Podemos en la Comisión de Salud del Parlamento de Baleares; y Alejandro Vázquez, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León.

Marbán ha sido la primera en intervenir recordando la alta esperanza de vida de España: “Eso refleja calidad de vida pero también pacientes de mayor edad; la Administración tiene que abrir los ojos ante ello”. “Las residencias para muchas personas es su hogar y ahí tiene que llegar el sistema sociosanitario”, ha incidido la política de Ciudadanos. También ha recordado que los geriatras explicaron que en España “no había pasado nada (en las residencias) que no hubiera pasado en el resto del mundo occidental”.

¿Deben ser las residencias un espacio integrado o coordinado con Sanidad?

“En Madrid hay 80 residencias medicalizadas pero tenemos equipos de AP que atienden a estos centros, y también equipos de geriatras; porque estos residentes deben tener el mismo acceso a la sanidad que las personas que viven en su casa”, ha matizado la diputada, que confía en ampliar en el futuro los sistemas sanitarios que atienden a estas personas. “Ahora bien, la pandemia nos debe hacer repensar el modelo residencial que tenemos, mirar lo que hacen en el norte de Europa: ese sistema de cohousing, sistemas colaborativos… para que estas personas estén tranquilas y seguras”.

“En Madrid también creemos que tenemos que reforzar los hospitales de media y larga estancia, no solo de agudos”, ha explicado, al entender que estos podrían haber sido una solución para los mayores en los peores momentos de la pandemia de Covid-19. En todo caso, ha rechazado la idea de “hacer de las residencias, hospitales” por lo que los centros residenciales deben estar “bien coordinados con Sanidad pero no integrados”.

Cubero ha recordado que la Ley de Dependencia adolece de “falta de presupuesto, con una cofinanciación en la que las comunidades autónomas llevan financiando el 80 por ciento; y además es una ley que atendía a las necesidades de hace 15 años”. “La media de las personas que están en nuestros centros es gente de más de 85 años y que toman 9 fármacos al día, lo que nos lleva a cuidar a una población que vive más años que la media pero que en estos últimos años lo hace con gran vulnerabilidad”, ha comentado el representante de Aeste.

“Podemos integrar equipos sanitarios en ellas, medicalizándolas; o crear centros de cuidados intermedios”, ha comentado. “En las actuales residencias, cuidamos pero no curamos porque lo tenemos prohibido por ley; la solución parece que serán centros de cuidados intermedios, un proyecto entre el hospital y las residencias que conocemos ahora”, ha explicado Cubero. “Lo cierto es que lo más parecido a un hogar es mi hogar; y ello lo conseguiremos también con teleasistencia avanzada y servicios domiciliarios. En España no hay financiación para para dar residencia a todo el mundo y estos nuevos proyectos pueden cambiar el sistema a mejor”, ha explicado.

En todo caso, Cubero ha incidido también en que se “debe preguntar más a las personas mayores, ver dónde quieren vivir la última etapa de su vida”. Y rescatando el modelo nórdico, “que cuesta 5.000 euros al mes”, a su juicio parece difícil que se pueda llevar a cabo si el actual Estado casi no puede asumir el coste medio de una residencia normal: “Unos 750 euros al mes”.

El representante de Aeste ha incidido también en la necesidad de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y ampliar las plantillas de estos centros residenciales. “Necesitamos también una conexión entre las residencias y la historia clínica; no tenemos ni un sistema centralizado con toda la información para conocer las demandas futuras del sector”, ha concluido.

"No hay que medicalizarlas sino mejorar la coordinación"


En el turno de Antonia Martín, la diputada de Unidas Podemos ha opinado que “no hay que medicalizar las residencias sino mejorar la coordinación con la asistencia sanitaria”. También le ha dado relevancia a la necesidad de poder “envejecer en casa” y ahí ha analizado una serie de problemas como “lo bajas que son las pensiones, las barreras arquitectónicas y, para una persona con varias patologías, alguien la tiene que cuidar durante 24 horas, sin que sean siempre las mujeres de la familia”, ha sentenciado con en una lectura de género sobre la situación del sector y de la asistencia a mayores que viven en sus domicilios.

Respecto a las residencias privadas, “se han visibilizado problemas de precariedad, con escasez de EPI al fomentarse en la primera ola en los centros sanitarios...; se les ayudó desde la Consejería de Salud pero no se llegaba a toda la asistencia necesaria”, ha comentado añadiendo la necesidad de evitar que estos problemas vuelvan a ocurrir. Además ha explicado lo importante que sería para el sector un convenio colectivo con buenas condiciones laborales para los trabajadores del sector.

Alejandro Vázquez ha recordado también la elevada esperanza de vida de los españoles mientras “se ha perdido el papel de la familia como cuidadora, por lo que se reivindican los derechos de asistencia social por parte de la sociedad”. En este sentido, ha recordado las barreras que luego se encuentran cuando se busca esa correcta coordinación entre residencias y Sanidad. “Faltan organismos conjuntos para desarrollar este espacio sociosanitario”, ha añadido.

“No tenemos perfiles definidos, hace falta una historia clínica única, a nivel presupuestario también hace falta que no sean compartimentos tan estancos a la hora de derivar financiación de uno a otro”, ha añadido el parlamentario del Partido Popular. Éste ha definido que “hay un gran eslabón que nos lleva a no poder administrar bien los servicios”. A su juicio, “Sanidad no debe gestionar las residencias; hay que hablar de coordinación, con un modelo claro, pactado con los profesionales, usuarios, familiares… y a partir de ahí crear un marco que funcione”, ha comentado. Todo ello, añadiendo también el “acabar con el modelo hospitalocéntrico, mejorar más el apoyo que reciba Atención Primaria”, buscando un sistema normativo que incluso pueda “integrar esta gestión dentro de las Consejerías de Sanidad, y que permita la financiación una oportuna”. En resumen: “Definir el modelo mucho antes que definir las estructuras”.

Un instante de la mesa sobre gestión de las residencias de mayores tras el Covid-19.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.