Ambas formaciones del Gobierno de coalición siguen estudiando también la partida destinada a sanidad

PGE 2022: PSOE y Podemos negocian el 120% de tasa de reposición en sanidad
Ione Belarra y Pedro Sánchez


06 oct 2021. 13.20H
SE LEE EN 3 minutos
Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) entran en su recta final. PSOE y Unidas Podemos trabajan a contrarreloj para acordar los últimos detalles de las cuentas antes de someterlas al escrutinio del Consejo de Ministros que se celebrará este jueves 7 de octubre. Sin embargo, todavía quedan flecos por concretar sobre los que ninguno de los socios de Gobierno está dispuesto a dar su brazo a torcer. 

Es el caso de la tasa de reposición en el ámbito laboral sanitario. tal y como comunican fuentes de ambos partidos a Redacción Médica. Mientras que los socialistas apuestan por situar dicha cifra en el 120 por ciento, la formación morada es partidaria de eliminar por completo dicha tasa, en sintonía con las reivindicaciones de los sindicatos sanitarios. 

De hecho, acabar con las tasas de reposición e uno de los pilares sobre el que se sustenta la negociación que mantienen los sindicatos y el Ministerio de Sanidad sobre el futuro laboral de los trabajadores del SNS. Bajo su punto de vista, hasta que no se elimine dicha tasa no se conseguirá acabar con la temporalidad en el sector, aún a pesar de las medidas fijadas en el plan del Ministerio de Función Pública

Aunque ninguno se atreve a dar una cifra concreta, el presupuesto que se destinará al Sistema Nacional Sanitario es otro de los puntos que continua en negociación entre las formaciones. Médicos y enfermeras, adelantaban posturas asegurando que la previsión de gasto que maneja el Ejecutivo de cara a la Sanidad es "insuficiente", más aún tras haber vivido una crisis como la originada por el Covid-19. 

10.000 millones adicionales para el SNS


Coinciden en que es esencial corregir "la infrafinanciación que desde hace años arrastra el SNS", y conseguir, como mínimo, un presupuesto equivalente al 7 por ciento del PIB. Para ello creen que habría que "inflar" la cifra fijada en 2020 con 10.000 millones adicionales, de los cuales, el 25 por ciento debería ir destinado a reforzar la Atención Primaria.  

Los sindicatos profesionales creen, ante todo, que la partida destinada al SNS sirva para aumentar el número de médicos y enfermeras disponibles y a subsanar los recortes llevados a cabo en 2010. Se unen así mismo a la sanidad privada a la hora de pedir que se saque provecho de las ayudas europeas y se inyecten parte de estos fondos en la sanidad. 

En 2020, el Ministerio de Sanidad, encabezado entonces por Salvador Illa, aseguró estar satisfecho con la partida destinada a este área  7.330 millones de euros, "suficientes", bajo su punto de vista, "para abordar con garantías la crisis del coronavirus Covid-19".

En concreto, el aumento fue del 75,3 por ciento en relación a los PGE del año anterior con 1.098 para el refuerzo de la Atención Primaria y 1.018 para la compra de vacunas contra el coronavirus. Ya entonces, la profesión sanitaria cifró en 25.000 millones la dotación adicional que necesitaría el sistema para subsanar los problemas actuales, acentuados durante la pandemia. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.