ERC lo propone en su ley para este ámbito siempre que no sea psicoactivo

La venta de cannabis sin receta en farmacias aterriza en el Congreso
Gabriel Rufián y Marta Rosique i Saltor.


08 oct 2021. 14.50H
SE LEE EN 3 minutos
El cannabis ocupa esta semana parte de la agenda parlamentaria tras las proposiciones de ley registradas al respecto por Más País y Esquerra Republicana. Sin embargo, ambas formaciones establecen distancia entre sus propuestas, sobre todo de cara a regular su uso en el ámbito sanitario.

En su documento, el grupo encabezado por Íñigo Errejón defiende legalizar la tenencia, venta y consumo de dicha sustancia, salvo cuando se trate de usos medicinales o farmacéuticos, a diferencia del grupo republicano, que ya en el artículo primero, aboga por el "acceso seguro al cannabis, tanto de uso terapéutico como recreativo". 

Aunque las bases sobre las que se sustentan ambas normas, como son acabar con el mercado negro o prevenir daños en el consumo, los republicanos hablan específicamente de la utilización del cannabis para uso medicinal, entendido como "la finalidad exclusiva de curación de un paciente y/o paliación de síntomas causados por enfermedad". 

El documento presentado por Podemos en el Congreso de los Diputados pedía una legislación adicional, impulsada por el sistema público de salud, para permitir el acceso medicinal del cannabis. Sin embargo, ERC iba un paso más allá y dejaba en manos del "ámbito asistencial" la capacidad de recetar el consumo de cannabis con finalidades terapéuticas, "ajustándose a la normativa sanitaria de aplicación".

La norma exige, eso sí, que sea el médico el encargado de la prescripción y dispensación de esta sustancia, que será concebida como " medicamento de uso humano legalmente reconocido e integrará el ámbito de aplicación del Real Decreto Legislativo 1/2015". Si no es psicoactivo, su dispensación no requerirá receta médica, aclara el documento. 

Financiación pública del cannabis


El partido considera que, dado este concepto, deber ser el Sistema Nacional de Salud el que financie el cannabis, como ocurre con el resto de medicamentos y productos sanitarios de dicha ley. "El Estado debe facilitar el acceso a aquellas personas que con receta médica realizan un tratamiento médico a base de cannabis. Las personas con receta médica deberán percibir medicamentos psicoactivos y no psicoactivos accesibles, subvencionados y de bajo coste". Así mismo, la normativa permite a las asociaciones de cannabis suministrar cannabis entre sus asociados.

De cara a reducir los riesgos asociados a su consumo y profundizar en los beneficios del mismo. el grupo apuesta por promover la investigación científica del cannabis.
Mientras que Podemos restringe su consumo al ámbito privado, ERC abre la posibilidad de hacerlo en zonas públicas, respetando la legislación vigente en relación al tabaco. También otorga a las Administraciones competentes la potestad de establecer prohibiciones"respetando los principios de necesidad y proporcionalidad". 

Son, además, más laxos a la hora de permitir el cultivo. Mientras que la formación morada establece un un máximo de 20 metros cúbicos de fronda, la proposición de ERC permite hasta seis plantas de cannabis psicoactivo y una recolección máxima de 480 gramos anuales, "sin perjuicio de los límites adicionales que pueda establecer la Administración competente, en cada caso". Además, no indican ningún tipo de límite para el cultivo y cosecha de cannabis no psicoactivo. 










Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.